Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

De buena ley

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
sábado, 30 de enero de 2010, 14:13 h (CET)
El título responde a un programa diario de TV 5. Tiene aspectos positivos y negativos. Entre los 1º, la originalidad del mismo, presentando problemas reales de la gente, casi siempre curiosos. Los demandantes exponen su caso, prometiendo aceptar el laudo o resolución del juez profesional al dictar sentencia, tras oírles. Llevan la conducción del programa, con bastante acierto una pareja de jóvenes periodistas simpáticos y correctos.

Hay además una audiencia variopinta de público, que tras la exposición de los dos contendientes, se ponen unos a favor y otros en contra. Los que hablan, son casi siempre los mismos, piden turno para intervenir. El resto del público son mera comparsa que aplauden o no. Deben dar razones a favor o en contra. Aquí, radica el fallo principal del programa convertido a veces en un guirigay o batiburrillo.

Lo convierten en algo estridente y muy desagradable para los espectadores. En general, les falta educación, moderación y buenas maneras. Son agresivos, chillones y hasta insultan a los demandantes. Se creen los protagonistas del programa. No es lo mismo gritar que tener razón. No se debería permitir insultos, descalificaciones de personas. Ellos no son ni profesionales, ni expertos en leyes. Hablan a la vez, tienen muletillas y se repiten sin venir a cuento. Sobra acaloramiento y falta sosiego y razones, a no ser que esto constituya lo esencial para el responsable del programa. Conclusión: Si se evitasen temas morbosos, sería un programa aceptable, pero debe mejorar. Está aún algo verde.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris