Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Disyuntivas   -   Sección:   Opinión

Xey o no xey

Rafael Pérez Ortolá
Rafael Pérez Ortolá
jueves, 28 de enero de 2010, 09:24 h (CET)
Xipri Larrañaga. El nonagenario reventón

Hablamos de una personalidad llena de musicalidad, que está prendida hasta las cartolas de las notas del pentagrama; como un contrapunto atómico a punto de fusionarse en las mejores sintonías. Cada célula de Xipri debe contener algún bemol y circularán corcheas por cada tejido de su organismo.

Nacido en Azkoitia en 1918, su vocación se perfiló en los ámbitos lugareños, coros parroquiales, solfeo aprendido sin un punto fijo de referencia, favorecido por ese entorno vasco tan apegado a los acordeones y a las canciones interpretadas en grupos y sociedades. Su sensibilidad se acrecienta alejado de las grandes estructuras académicas, su perfil es autodidacta, con el esfuerzo que eso supone, pero también con su toque específico insustituible.

El Coro Easo y el Quinteto Amaya contaron con las primeras colaboraciones del entusiasta Xipri, en sus diferentes facetas, de componente del grupo, compositor infatigable, arreglista de numerosas adaptaciones o director en alguna de las fases. Es decir, una dedicación prolífica desde la que se pusieron de manifiesto sus espléndidas dotes. El famoso conjunto Los Xey supuso un aldabonazo amplificador para el conocimiento y difusión de sus creaciones; con una inmensa variedad de temas interpretados, exhibiciones ante públicos de diferentes latitudes, viajes, relaciones, y satisfacción a tope de sus inquietudes, que continuaron después con Los Contrapuntos y un sinfín de colaboraciones.

Los premios y distinciones fueron muchos. Ahora bien, me quedo con las sensaciones que uno disfruta con la escucha de los sones pergeñados por nuestro autor. Aunque sea un trabajo menor, sus creaciones para ANUNCIOS constituyeron unas entrañables escenas musicales. Días atrás repusieron en televisión las aventuras del sultán que era rechazado por las componentes de su harén…porque raspaba su barba. Grave problema sin duda. Enseguida dejaba de serlo bajo el son de los trinos musicales; RÁS, RÁS, y ya está, con la hoja de afeitar que promocionaban. Con las peculiares tonadas empleadas, salía a relucir el talante creativo, humorístico, alegre y juguetón, de sus autores. Tienen ejemplos de productos y recomendaciones que reflejan toda una época, un verdadero testimonio social.

Si uno se pone a escuchar sus ARREGLOS, digamos que son trabajos de una gran precisión y conocimiento de la materia, las melodías atraen y nos fascinan. Aunque fueran de otros autores las piezas originales, la participación del arreglista introduce matices magníficos. Así resuena “La Paloma” con aires alaveses, “Maite” con su arraigada popularidad, “Maitetxu”, junto a otras colaboraciones de una belleza notoria. A través de sus melodías y otros títulos muy recordados, circula esa visión musical autodidacta del azcoitarra. Su arte transmite la enorme fuerza de las composición, su manejo de la musicalidad, vehículo para el contagio de sensibilidades y la promoción de estímulos capaces de mejorar los estados de ánimo. Recuerdos y futuro se ensamblan, la música tiene eso, como un auténtico canto comunitario, siempre vivaz, pero no siempre apreciado.

Sin alardes altisonantes, la labor artística de Xipri se convierte en uno de los reflejos que enarbola con mayor énfasis el pálpito de los ÁMBITOS VASCOS. Como digo, con la acogedora musicalidad de sus “Estampas vascas”; pero absorbiendo actividades y sentimientos múltiples. Son reflejos vivientes dentro de sus composiciones. Vuelve el “Olentzero” en cada audición, la simpática alusión a los solterones se anima en “Mutilzarrak”. Las sociedades gastronómicas se representan a través de muchas de sus melodías, “Ku-Ku”, “Loiola-aldea”, “Ecos guipuzcoanos”. Pero tampoco queda atrás la aficción montañera con sus marchas apropiadas, “Mendizaleak”, “En el Monte Gorbea”. Y destaco su arreglo bellísimo de “Gitarra Zartxo Bat Det” de Iparragirre. En este conjunto de citas, se recrea con fidelidad gran parte del paisaje físico y social.

En otras partituras y actuaciones brotan las vivencias festivas, el amor o los recuerdos melancólicos. Cuba es presencia viva, entre mulatas que van y vienen, “Allá en la Habana”. Incluyamos aquí, “Cielito lindo”, “Ratoncito, ratoncito” o “Aúpa San Fermín”. Y ese “Menudo menú” que dan ganas de saborearlo. La participación de nuestro ilustre nonagenario influyó en todas ellas; reviviendo esas sensaciones en cuanto suena la grabación correspondiente. La lista se prolonga, he introducido solamente un muestrario indicativo de la riqueza expresiva acumulada.

Traigo como colofón su obra maestra, “Soy un blusa vitoriano”, emblema anual en las celebraciones festivas de la Blanca. El momento creativo original resurge en cada mención dirigida a las fiestas de Vitoria. Una composición de esta consistencia armónica supone un momento culminante, de gozo y de convivencia sana. También, un contacto genuino con esa comunión de sensibilidades qué sólo el verdadero artista concita.

Queda patente el aporte genial de Xipri, que nos permite unas vivencias vibrantes, y por ello, inolvidables. Vaya por su valía, empeño, y por su cordialidad, el siguiente soneto:

X I P R I

Xey o no Xey no es pura filosofía.
De inicio vibran trinos musicales,
Germen de ilusión en los chavalotes.
Xipri llegó procedente de Azcoitia,

Embelesado por coros y ochotes.
Su juguetona inspiración se ofrecía,
A la pesca de la mejor sintonía.
Vivaz y alegre con los pasodobles,

Al pairo de los aires euskaldunes,
Las entrañas sonaban con su alegría
Desplegada con sus señeros sones.

La edad se transforma en resuelta porfía,
Las notas tamizan sus inquietudes,
Con vocación fiel y sana rebeldía.


¡Ah! Lo de reventón se debe al renovado estallido de ideas musicales en la cabeza de nuestro artista, un fondo en ebullición. Es un estupendo sino que nos ofrece sin pausas.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris