Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Moctezuma II

Isaac Bigio
Isaac Bigio
jueves, 28 de enero de 2010, 09:14 h (CET)
El Museo Británico, tal vez el principal de arqueología a nivel mundial, cada año hace pocas exhibiciones muy especiales en su entorno central. La última ha sido dedicada al último gobernante de los mexicas: Moctezuma “el joven” (quien lideró la mayor potencia mesoamericana de 1502 a 1520, cuando fue asesinado).

La exposición aclara algunas cuestiones. Moctezuma II, al igual que sus 8 predecesores, no fue un rey que heredaba el trono (como entonces pasaba en Europa) sino un “tlatoani” (soberano electo por un concejo de notables). Está mal denominar a su civilización como “azteca” pues su pueblo se denominaba “mexica”, hablaba una lengua “náhuatle” y su Estado era la “Triple Alianza” (conformada por las 3 grandes urbes del lago Tetzcoco, hoy vaciado y ocupado por la mega-capital mejicana).

La principal de estas ciudades fue Tenochtitlán, la misma que, cuando fue visitada por primera vez por los españoles en 1519, tenía solo 194 años de antigüedad pero más de 200,000 habitantes y era, según algunos cronistas, más grande, rica y limpia que cualquier otra metrópolis europea.

Un mapa en esa exhibición muestra el tamaño que en 1519 tenían los 3 principales imperios occidentales: el español (que se extendía a Cuba y Haití al oeste y a partes de Italia, Alemania, Benelux, Francia y Austria el este), el mexica (asentado en el centro de la república mexicana) y el inca (que iba del sur de Colombia al centro de Chile), siendo este último el mayor.

Los dos imperios amerindios, pese a que eran más avanzados que España en varios rubros, fueron derrotados. Los conquistadores supieron ganar masas de aliados en naciones locales resentidas y tuvieron superiores armas, siendo la peor de todas éstas las epidemias que trajeron y que mataron mucho más gente que la suma de todas las posteriores explosiones atómicas.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris