Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Análisis internacional  

Moctezuma II

Isaac Bigio
Isaac Bigio
jueves, 28 de enero de 2010, 09:14 h (CET)
El Museo Británico, tal vez el principal de arqueología a nivel mundial, cada año hace pocas exhibiciones muy especiales en su entorno central. La última ha sido dedicada al último gobernante de los mexicas: Moctezuma “el joven” (quien lideró la mayor potencia mesoamericana de 1502 a 1520, cuando fue asesinado).

La exposición aclara algunas cuestiones. Moctezuma II, al igual que sus 8 predecesores, no fue un rey que heredaba el trono (como entonces pasaba en Europa) sino un “tlatoani” (soberano electo por un concejo de notables). Está mal denominar a su civilización como “azteca” pues su pueblo se denominaba “mexica”, hablaba una lengua “náhuatle” y su Estado era la “Triple Alianza” (conformada por las 3 grandes urbes del lago Tetzcoco, hoy vaciado y ocupado por la mega-capital mejicana).

La principal de estas ciudades fue Tenochtitlán, la misma que, cuando fue visitada por primera vez por los españoles en 1519, tenía solo 194 años de antigüedad pero más de 200,000 habitantes y era, según algunos cronistas, más grande, rica y limpia que cualquier otra metrópolis europea.

Un mapa en esa exhibición muestra el tamaño que en 1519 tenían los 3 principales imperios occidentales: el español (que se extendía a Cuba y Haití al oeste y a partes de Italia, Alemania, Benelux, Francia y Austria el este), el mexica (asentado en el centro de la república mexicana) y el inca (que iba del sur de Colombia al centro de Chile), siendo este último el mayor.

Los dos imperios amerindios, pese a que eran más avanzados que España en varios rubros, fueron derrotados. Los conquistadores supieron ganar masas de aliados en naciones locales resentidas y tuvieron superiores armas, siendo la peor de todas éstas las epidemias que trajeron y que mataron mucho más gente que la suma de todas las posteriores explosiones atómicas.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris