Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Obsesionado con la Iglesia

José Morales (Gerona)
Redacción
miércoles, 27 de enero de 2010, 03:53 h (CET)
Rodríguez Zapatero, en recientes declaraciones, ha querido apuntalar la idea expresada anteriormente por la vicepresidenta Salgado cuando afirmó que los obispos no saben cual es su lugar. En esta ocasión, el Presidente ha dicho que le sorprende que una parte de la jerarquía pretenda tener un protagonismo en el debate público y un condicionamiento de la acción política, y ha afirmado que esto no sucede en ningún otro país.

La primera cuestión que expresa es gravísima, pues le preocupa que la jerarquía de la Iglesia pueda y quiera tener algo que decir en el debate público. Lo que verdaderamente no sucede en ningún país democrático es que el máximo mandatario cuestione el derecho de la Iglesia a expresar libremente sus opiniones.

A Rodríguez Zapatero le sorprende que los obispos puedan hablar sobre asuntos de interés público, pero no debe sorprenderle que él mismo, como hizo en su día, manifieste cual es su candidato favorito en las elecciones de la Conferencia Episcopal, o, como ha hecho en esta ocasión, les insinúe que estarían mejor callados y les diga, explícitamente, que también sería mejor si fueran más moderados.

Junto a todos estos dislates, Rodríguez Zapatero ha repetido, sutilmente, la mentira de que los obispos españoles se dedican a hacer política, dejando caer la amenaza velada de que se está haciendo una Ley de Libertad Religiosa para poner a la Iglesia Católica en su sitio. Al menos, lo ha dicho tan claro que si a alguien le quedaba alguna duda, a partir de ahora ya no puede llamarse a engaño. Cada día más ciudadanos tenemos la sensación de que el Presidente que promueve la Alianza de civilizaciones; que no tiene inconveniente en relacionarse con radicales musulmanes; que asiste a desayunos de oración; está obsesionado con la Iglesia católica.

Noticias relacionadas

Cafés van salvando vidas

Un poema de Aurora Peregrina Varela

Un esperanzador encuentro

​Una profunda reflexión y luz y claridad es lo que la Iglesia Universal espera y desea de este encuentro

Momentos difíciles para el Vaticano. La exhumación tercermundista de Franco

“Un maestro que permanece mudo cuando se enseña el error, y no obstante pretende ser un maestro de la verdad, es peor que un fanático descarado y con su hipocresía hace más daño que un hereje...” Martin Lutero

¿Dedicar un tiempo a la política o vivir de la política?

La dedicación a la política, con billete de ida y vuelta, solo será posible cuando el político tenga una profesión a la que volver

Ante el avance de los nacionalismos

Jesús Martínez Madrid, Salt (Girona)
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris