Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Y por qué no rezamos más?

Piedad Sánchez de la Fuente
Redacción
miércoles, 27 de enero de 2010, 03:44 h (CET)
A veces ante tanto ataque a la Iglesia como institución y a las personas que la componen pienso que malgastamos nuestra fuerza y nuestras buenas intenciones en actitudes e irritación y crítica, que no conducen a nada y todo sigue igual, se nos va la fuerza por la boca. Hay que serenarse para enfrentarnos a tantos problemas por una actitud eficaz y sobre todo cristiana. Y se me ocurre que lo primero y lo más importante es que lo veamos todo a través de la oración, una oración que sea de escucha, de ver que nos pide Dios a cada uno para defender nuestras creencias en los campos que está siendo atacada que son todos. Para saber defender “el honor de Dios” con frase de un santo de hace mucho tiempo.

La oración por la vida, esa vida que quiere nacer y no la deja, ha sido intensa este año pasado. Tiene que seguir siendola y además ayudada por elementos que demuestren al mundo que la defendemos no solo con palabras, como dice el refrán “a Dios rogando y con el mazo dando”.

Oración por la educación para que no enturbie la mente de los niños y les quite la inocencia hablándoles de sexo antes de tiempo. Haciendo que algo dado por Dios que debe ir unido al amor y al respeto se convierta en un acto sucio y egoísta complemento de una noche de solo copas en el mejor de los casos. Hay, que rezar más, pero todos. Los que están en vanguardia y los que están en retaguardia. Tenemos que rezar haciéndole preguntas al Señor que es en frase de Monseñor Martínez Camino “Dios en el cielo y Dios en el suelo”. Ver en esa oración que podemos hacer para aliviar las necesidades de todo tipo en que a veces nos encontramos personalmente o nuestra familia y siempre la sociedad, más protegida en muchos aspectos por las leyes vigentes y por las que se están tramitando. Oración de peticiones, pero también de escucha. La oración no es un monólogo, es un diálogo y una alabanza a Dios que hace cosas grandes en nosotros como cantó la Virgen cuando visitó a su prima Santa Isabel. El Magníficat es el mejor cántico de alabanza que han oído los siglos y es un canto sencillo, humilde porque confía en Dios, así debemos rezarlo nosotros si queremos ser eficaces.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris