Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   The Washington Post Writers Group  

Republicanos cumplidores

Kathleen Parker
Kathleen Parker
miércoles, 27 de enero de 2010, 02:47 h (CET)
WASHINGTON - Dices que tiene la mandíbula prominente y cara simétrica. Tiene lo que hace falta. Pero, ¿cumplirá Scott Brown?

Últimamente, parece que los Republicanos están decididos a demostrar su virilidad política exhibiendo no sólo sus trofeos de caza sino su valentía a la hora de poner resultados sobre la mesa.

No se puede calificar de tendencia todavía - tres personas no son multitud - pero es imposible apartar la mirada de los resultados de los álbumes de algunos políticos.

Cualquiera puede ser defensor de la Segunda Enmienda, pero si usted desea proyectar el tipo de liderazgo duro necesario para combatir a los terroristas y a Wall Street, es mejor saber cómo hacer las cosas sin que nadie pueda poner pegas.

"Tráeme resultados" parece ser el mantra en algunos sectores del Partido Republicano.

Comenzó con quien todos sabemos de Alaska, que se ganó los corazones carnívoros cuando se supo que podía cazar un alce. Más que una simple gobernadora y madre, Sarah Palin podía abatir a una bestia de 1.500 libras con un disparo de precisión en el corazón y tener su pieza destripada antes de la puesta del sol.

"Comemos, luego cazamos", dijo con orgullo al apartarse de la gobernación. Y se fue dejando un congelador lleno de piezas, para partir a la veda literaria, las conferencias y demás actividades de interior de la élite de la costa este.

Luego vinieron las felicitaciones navideñas del Republicano Marco Rubio, ex presidente de la Cámara de Representantes de Florida que se enfrenta al Gobernador Charlie Crist por un escaño en el Senado. Todos tenemos nuestra versión de la cena de fiestas, pero Rubio nos metió de lleno mostrando fotos del cerdo de Navidad de la familia Rubio 2009.

Aunque no está claro si Rubio había matado los animales o sostenía el cuchillo de carnicero sin más, una foto muestra a un cerdo muerto sobre una mesa mientras el caballero se cobra su pata. Otra imagen muestra la criatura desollada y colgada sobre un charco de sangre.

"Atención, imágenes no aptas para la gente sensible", advertía Rubio amablemente. De veras que si.

La caza no es una actividad nueva para los políticos que siguen la vía de la foto fácil. El Presidente Teddy Roosevelt, que también fue fundador del bien llamado "Partido del Alce Toro", popularizó la imagen del presidente viril.

Ver figura del padre de la nación armado con una escopeta o rifle en la naturaleza despierta el imaginario masculino de toda la vida que tiene como objetivo nuestro cerebro más básico. Obedientemente procesamos el mensaje: él caza la comida. Él alimenta a la familia. Vuelve el hombre.

Una mujer capaz de hacerlo igual de bien toca varias fibras a la vez, apelando al mismo tiempo al orgullo de nuestras pioneras y a nuestras hermanas multitarea. Tuvimos a la Palin madre con sus cinco hijos en un marco; tuvimos a la Palin cazadora admirando la pieza que llenaría los estómagos de su prole en la siguiente foto.

Conmover y pisar fuerte no es tarea fácil para una político, pero Palin lo consiguió subiendo la apuesta en la iconografía Republicana. La nueva divisa era la sangre y el mensaje fue claro: el partido "madre" Demócrata de dependientes no puede soportar la visión de la sangre (y por tanto no se le puede confiar la protección de Estados Unidos). El partido Republicano "padre" de la parte viril (y la fertilidad) es fuerte, autosuficiente y avezado.

Nadie que coma carne se lleva a error con la procedencia del plato. Algo tiene que morir, como Palin ha señalado, y los animales sacrificados con humanidad en la naturaleza son preferibles desde el punto de vista de casi todos los criados en granjas. Destripar y desollar son obviamente parte del juego, pero ¿debemos estar tan orgullosos?

En aras de la autodefensa, soy defensora veterana de los cazadores. Aunque yo personalmente prefiero la flora a la fauna, mi propio congelador está lleno gracias a la facción cazadora de la casa. Y, como he escrito anteriormente, es gracias a los cazadores, la mayoría de los cuales son conservacionistas apasionados, que podemos presumir de la vida silvestre abundante de este país.

Hay en mi opinión, sin embargo, una diferencia ética clara entre cazar para comer y la explotación de la caza con fines políticos. Podemos ser animales, pero también somos seres iluminados de conciencia para los que la muerte debe ser el medio necesario para un fin respetuoso.

Si se me permite ser tan audaz: el cliché del político cazador esta mas que pasado. Lo entendemos. Las mujeres reales pueden cazar alces, como reza la sentencia de Palin, pero los verdaderos líderes no se pasean con sus piezas.

Noticias relacionadas

Reflexiones sobre Pascuas

Universidad en la diversidad

Donde hablamos de chaqueteros, incremento del paro catalán y otros

“Los científicos se esfuerzan por hacer posible lo imposible. Los políticos por hacer imposible lo posible”. (Bertrand Russell)

TV1 y R.M Mateo, al servicio incondicional de P.Sánchez

“El pueblo solo es soberano el día de las elecciones” Castelao

¡Ay Carmena!

En la locura de esta campaña electoral os miro a los “poderes emergentes” de aquella primavera ciudadana. No quiero emular a Quevedo, pero la actualidad dice que la temida locura ha entrado en vuestros reinos

​Alan y Allende

García se convirtió en el segundo presidente socialdemócrata en la historia americana en tirarse un tiro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris