Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Indonesia y Haití

Isaac Bigio
Isaac Bigio
miércoles, 27 de enero de 2010, 02:44 h (CET)
Se estima que en el sismo del 12 de enero en Haití han muerto más de 200,000 personas. Solamente en su capital Puerto Príncipe ya se han encontrado más de 150,000 cadáveres.

Si la cifra final supera a las 250,000 fatalidades (cosa que esperamos no suceda), éste podría ser el segundo terremoto más asesino de la historia (por encima de los de Turquía 526, Siria 1138 y China 1920 y 1976).

Este ha sido el sismo más mortal que hayan tenido las Américas, aunque no haya sido geológicamente tan terrible. Este tuvo una escala de 7 grados, lo que implica que ha sido varias veces menos poderoso que los que sacudieron a Chile en 1906 y 1960, a Colombia y Ecuador en 1906 y en 1970 a Colombia y al Perú.

Cada año se producen en el planeta un promedio de 120 terremotos que varían entre los 6 y 6,9 grados. El sismo haitiano no llegó ni al 5% de la potencia telúrica que tuvo el de Indonesia de la navidad del 2004. Por fortuna la intensidad del cataclismo haitiano no tuvo un alcance internacional ni generó un tsunami.

Sin embargo, la situación de Indonesia y de Haití después de sus catástrofes es muy diferente. Mientras en el primero los socorristas extranjeros fueron limitados y menos del 1% de los indonesios fueron damnificados (y por estar en zonas rurales se tuvo la ventaja de que las principales ciudades, que no fueron afectadas, organizaran la ayuda), en el segundo caso la capital y la infraestructura gubernamental ha colapsado (a punto que el gabinete no puede sesionar en palacio o en los ministerios), uno de cada tres haitianos está damnificado y se espera que en Haití acaben habiendo entre 20 y 30 mil tropas foráneas.
El factor que más muertes ha producido en Haití ha s
ido el de la gran pobreza de sus construcciones y de sus servicios de emergencia. El cataclismo telúrico no ha sido tan grande como el subsiguiente cataclismo social y económico.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris