Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cristianismo originario   -   Sección:   Opinión

¿Un año nuevo más feliz? Si no se repite el viejo

José Vicente Cobo
Vida Universal
martes, 26 de enero de 2010, 07:51 h (CET)
Un nuevo año esta ante nosotros y la Navidad es ya algo lejano. Las postales de colores con deseos de un “próspero año nuevo” se han olvidado. Lo cierto es que un balance del pasado año debería producir un efecto contrario en quien tiene esperanzas de que las cosas vayan por mejor camino, ya que hoy día es arriesgado confiar en que el azar nos va a regalar un mundo mejor. Muchos califican a los medios de comunicación como catastrofistas, sin embargo las situaciones reales son en ocasiones peor de lo que se informa, ya que tan sólo en África mueren anualmente 2,2 millones de personas de SIDA; 1,4 de infecciones pulmonares; 2,4 de malaria; 700 mil de afecciones intestinales; 600 mil por enfermedades que se podrían evitar con vacunas, a lo que se unen los que fallecen por guerras, desnutrición o por vivir en condiciones infrahumanas.

Que en 2009 murieran “sólo” unas 12.000 personas a consecuencia de catástrofes naturales (la cifra más baja de los últimos 20 años, en comparación a las 240 mil víctimas de 2008) no es motivo para tranquilizarse puesto que el creciente deshielo de Groenlandia se acelera, pronosticándose una subida de unos 7 metros del nivel del mar, lo que es como una espada de Damocles que pende de un hilo sobre toda la humanidad. Si a lo anterior agregamos los cada vez más dramáticos acontecimientos del cambio climático, el panorama no es como para pensar en un nuevo año tan feliz.

Cálculos recientes indican que con los alimentos que se tiran a la basura en los países industrializados, se podría alimentar ¡7 veces! a los que sufren hambre. Tal vez este hecho es lo que ha motivado al sociólogo suizo Jean Ziegler a declarar que cada niño que muere de hambre, en realidad es un niño que ha sido asesinado. Y en el mundo cada 5 segundos muere un niño de hambre a pesar de que en el año 2000 Naciones Unidas aprobó lo que se llamó las Metas del Milenio, que habrían de ser alcanzadas en 2015 y entre las que se encontraban: combatir el hambre y la pobreza, educación primaria para todos los niños, equiparación de los derechos de la mujer, reducción de la mortalidad infantil, etc. La codicia no sólo de los magos norteamericanos de las finanzas echó sin embargo todo por tierra.

Entonces ¿para quien va a ser un Feliz Año, y quién traerá la solución para este panorama tan sombrío? Hay muchos que han empezado a preguntarse por qué Dios calla ante esta situación y no comprenden cómo los que dicen representarlo en la Tierra, no dan respuestas convincentes. Por lo visto el sólo rezar no trae soluciones, ni tampoco las muchas ceremonias y declaraciones teológicas. Muchos se preguntan por qué la iglesia no reconoce al fin que con haber dispuesto que la voz profética terminó con la venida de Jesucristo, cortó al mismo tiempo el diálogo directo que Dios tenía con sus hijos a través de sus profetas. Que la jerarquía eclesial en los últimos 2000 años perdió con ello definitivamente ese contacto con el mundo divino, lo demuestran los hechos de la historia, tal como lo ha documentado el gran historiador alemán Karlheinz Deschner.

Y sin embargo todo aquel que sienta en su corazón que es imposible que el Creador haya abandonado a sus hijos y desee descubrir de forma independiente la mordaza impuesta por la tradición eclesial, puede descubrir que Dios sí habla y ayuda en este tiempo, aunque no dentro de la institución eclesiástica. En la oferta dada por la profecía del tiempo actual, lo que prima es la libertad de decisión y el libre arbitrio de cada uno, bajo el lema: “quien quiera creer que lo crea y quien quiera dejarlo que lo deje”. Para aquel que se atreva a ello más con el corazón que con el intelecto, sí podría ser entonces el comienzo de un Año Nuevo realmente feliz.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris