Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Reflexión

Inés Robledo (Málaga)
Redacción
lunes, 25 de enero de 2010, 04:10 h (CET)
Cuantas son las personas que sienten orgullo al manifestar su origen humilde y reconocen que los promotores de lo que han llegado a ser son sus padres. Gracias a los sacrificios de éstos el camino ha sido más llevadero. Toda la gama de avances nace de la renuncia de los progenitores que apostaban por sus hijos, para llevarles a lo que ellos no pudieron alcanzar.

Analizando situaciones actuales, se refleja una oposición en algunos sectores con criterios contrarios a apostar por la familia. Quizás sean hijos de aquellos padres normales, como se solía decir. Lo habitual era que los jóvenes contrajeran matrimonio, se unieran para formar una familia, tener hijos, ayudándoles a ser rectos, honrados, guiándoles en sus estudios y trabajos y potenciar sus aspiraciones.

Cuantas generaciones durante lustros han aportado en su tiempo grandes científicos, comerciantes, artesanos, pensadores… que han dejado su impronta en una sociedad modelo para muchos.

Sorprende por tanto que esos mismos, despreciando el esfuerzo y sacrificio que supuso sacar esa ayuda, traten de cargarse a la familia con ideas descabelladas. Imponiendo leyes nacidas no sé si del resentimiento o de la falta de sensatez o sensibilidad, no sé como llamarlas. Pero sí de una ceguera que manifiesta un déficit alarmante de reflexión al esfuerzo y al sacrificio de los que les han precedido. Le estamos dando a la juventud lo peor, la escoria como espejo de sus vidas, sin modelos donde reflejarse y arruinando a cuantos en su debilidad puedan arrastrar.

Por eso las familias cristianas, apoyándonos en la ayuda que recibimos de la Iglesia, nos unimos a tantos seguidores que consciente de la fortaleza que da la fe, salieron a la calle a manifestar sus creencias, su seguridad y su apoyo a lo que es la familia tradicional, con un manifiesto serio y firme, claro y testimonial. Cuando se ataca, la reacción es la prontitud.

Quisiera respetar a movimientos que no están de acuerdo con este planteamiento, pero busquen algo, ALGO que estimule al hombre, que le aleje del error respetando lo ya establecido en tantos siglos y que a muchos otros les sirve de acicate.

Ahora la reacción sería que entre todos ayudemos a la juventud a ser seguidores de ALGÚN IDEAL. No todo está perdido, existe un ascua que, atizándola con el amor, volvería a encender la llama que prendería la antorcha de las próximas generaciones.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris