Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La democracia... qué desilusión

Ángel Morillo Triviño
Redacción
viernes, 22 de enero de 2010, 14:26 h (CET)
Con la corrupción política, prácticamente institucionalizada, de Este a Oeste y de Norte a Sur del País. Con muy pocas personas -de las que se dedican al “noble arte” de administrar los bienes públicos- sin tocar por lo que los mexicanos llaman “la rebolución”, con “b”. Con los dos partidos mayoritarios a porfía para ver quien suma más corruptos y con más “clase”. Sin que pase un nuevo día en el que no aparezca un nuevo caso de corrupción en alguna gerencia pública, ya sea en Madrid, Valencia, Cataluña, Andalucía, Galicia, o en cualquier lugar de nuestra geografía, incluidos no sé cuantos pueblos de Extremadura, algunos muy pequeños. Sin contar que la inepcia de más de uno de nuestros jerarcas de alta prosapia, como dijo alguien que no recuerdo, es también corrupción, sencillamente, porque nos lleva sin paliativos al abismo social y económico. Y sin contar la corrupción de los otros poderes públicos, donde también la hay, y el hecho de que los abusivos salarios de la calaña política española, en contraposición de lo bajo que son los de la mayoría de los trabajadores –entre los peores de la UE-, es, o está muy cerca de ser, en cierto modo, asimismo corrupción, ya que, resulta un expolio al ciudadano que, para más inri, tiene cada vez peores y más caros servicios, amén de un descontrol impositivo sin precedentes y, lo peor, una política fiscal muy poco progresiva y discriminativa que está incrementando las desigualdades sociales en lugar de reducirlas. La “democracia” pues… ¡qué desilusión!

Con muchas personas (trabajadores y pensionistas en su mayoría) sin escapatoria para afrontar el descarado abuso impositivo y la usura bancaria. Y un pequeño tanto por ciento -pero que cada día son más, paradójicamente- sin el más mínimo problema para evadir cualquier carga fiscal que les pudiera corresponder (entre los que están: banqueros, ricos, empresarios, deportistas de élite, profesionales de todas las ramas –incluidos cantantes, músicos, actores, editores, etc.- y, cómo no, políticos). La “democracia”… ¡qué desilusión!

Sí, ¡qué desilusión!, “la democracia ya consolidada” con la desaparición en tan sólo dos años de miles y miles de empresas (microempresas mayormente) por culpa del bajo consumo que es culpa a su vez de los bajos salarios, los contratos basura y la temporalidad en el empleo, la más alta de Europa. Con más de cuatro millones de desempleados (según algunas fuentes más de cinco millones y medio), aunque, eso sí, en la economía sumergida hay, junto a profesionales y otros, la tira; lo que viene a significar que “ni son todos los que están, ni están todos los que son”, pero, en cualquier caso, mucha gente sin empleo y eso no es bueno.

Como no es bueno, ¡qué desilusión!, el aumento del número de pobres, ¡y el de ricos!; o como no es bueno pasar en un soplo de tener el 3% de déficit público a tener el 10% y una deuda pública que supera el 60% del PIB. Con diecisiete CCAA sin dar la menor importancia al dato y tiradas al despilfarro sin control y sin ningún mecanismo de frenada para detener el endeudamiento. ¿Cuánto tiempo tardarán, los que vienen detrás, en recuperarse de estos datos? Crudo desarrollo para mucho tiempo. ¿No creen?

¡Qué desilusión! Con la “democracia” íbamos a tener igualdad de derechos, justicia social, igualdad de oportunidades, respeto, educación, pleno empleo, orden, seguridad en el trabajo y en la calle, desarrollo sostenible, respeto por el medio ambiente, prosperidad y paz (sin terrorismo), un salario digno y el acceso a una vivienda digna garantizado, desaparición de cualquier signo de violencia, y tantas y tantas cosas que antes no teníamos. Pero, sobre todo, íbamos a tener LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y DE OPINIÓN sin censura; y no lo digo por la que ejerce con mis escritos (¿por orden de la Junta de Extremadura?) el grupo al que pertenecen el diario “Hoy”, “ABC”, etc., que también, sino con los periodistas de todos los medios que no son afines a los dos partidos políticos que manipulan España, la derecha… y la “derecha”. En resumen: Íbamos a tener todos el Estado del Bienestar…, el que sí tienen Ellos…, los “demócratas”. Y todo se ha quedado en mucho futbol (con la miserable arbitrariedad de cada partido a favor de R. Madrid y F.C. Barcelona para “silenciar” la calle), mucha farándula, mucha manipulación de los medios de comunicación y censura y un adoctrinamiento político ignominioso.

La “democracia”… Qué desilusión. Lo mismo que antes pero enormemente más costoso y, eso sí, con el ejercito cumpliendo su cometido…, de “misión de paz” en varias guerras.

Noticias relacionadas

Verdades que no podían contarse

La historia aparece llena de metepatas y renuncios, y allí está Villarejo para grabarla

Más medidas contra la violencia de género

Que en un par de días haya cuatro asesinatos por violencia machista indica que se debe proteger más a las mujeres y a los menores

Un PSOE perplejo al ser combatido con sus mismas armas

“Mateo 7:2 -Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá”. (Santa Biblia)

Hacerse mayor

Soy partidario de que cuando nos refiramos a las personas longevas no se le denominen viejas

Plagios y titulitis

Un autor es reconocido con un premio literario por el que verá editado su libro, hete aquí que el título coincide con un verso de otra poeta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris