Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

La chapuza nacional

Francisco Arias Solís
Redacción
viernes, 22 de enero de 2010, 14:24 h (CET)
Todo parece indicar que en España la economía sumergida no para de crecer. Cada vez hay más personas que trabajan por cuenta propia y sin licencia. Nuestra economía está considerada junto con la de Grecia e Italia a la cabeza de ese proceso de cada día “más jefes y menos indios”. La explicación es clara: los que trabajan por su cuenta se ahorran impuestos. Muchos son “falsos autónomos” que cuentan con trabajadores encubiertos que trabajan para ellos.

Sea como fuere se observa una evolución hacia la generalización de la economía sumergida, en un clima general de “gane usted dinero pronto y como sea” en un ambiento disgregador y desregulador.

La gran dispersión de unidades productivas que ni siquiera pueden ser consideradas “empresas sumergidas”, nos lleva a abrir para ellas la categoría de “chapuzas”. La organización que despliegan es mínima, la inventiva que acumulan es máxima. Estamos ante empresarios que no quieren ser empleadores ni tampoco emprendedores. Hasta se hace trabajoso estudiarlos con las armas convencionales de la estadística o las encuestas. En el sector manufacturero al final del proceso acaban por “aflorar”: los artículos se tienen que vender. En el supuesto de muchos servicios, la “chapuza” correspondiente puede permanecer invisible indefinidamente.

En algunas actividades emergen sólo una parte, la estructura necesaria, y cubren otras áreas en situación de irregularidad. Un mismo individuo puede tener un empleo regular, con todas las de la ley, y como complemento varias actividades más sueltas, espontáneas, libres. La chapuza típica suele tener muchas veces ese carácter de segunda actividad.

Aunque se siga repitiendo el tópico de que “la gente no sabe que hacer con su tiempo libre”, la verdad es que un número grande y creciente de personas considera que su tiempo es lo más escaso y valioso de sus posesiones.

En nuestro país se ha generado lo que podríamos llamar “ética de la chapuza”. Los tributarios se tiran, simbólicamente, a la chapuza, como los bandoleros al monte para tratar de repartir por su cuenta lo que consideran que le sobra al fisco rico entre los “pobres” que son ellos mismos. Esa decisión se toma millones de veces al día. Se puede decir que prácticamente ningún español es ajeno a ella.

El clima de legitimación social de las “chapuzas” crea cierta comodidad de conciencia y engendra una pasividad de la que, en los últimos años, han participado todos los agentes sociales, si bien unos de manera activa y otros pasiva. Sin embargo, es una visión que no se puede prolongar sin caer por derroteros socialmente frágiles y peligrosos. Y es que, como dijo el poeta: “Y para usted de contar / que en estas cuentas a España / no toca sino el llorar”.

Noticias relacionadas

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue

Os equivocáis

Me había prometido a mí mismo no nombrar al partido político que parece ser que lo está petando

Obligaciones colectivas

Universalizar la educación tiene que ser la mayor de las prioridades

Investigadores

No, los investigadores a los que me refiero, no se dedican a buscar las miserias de los demás
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris