Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Eurovisión, Karmele y otras menudencias nacionales

Mario López
Mario López
viernes, 22 de enero de 2010, 09:19 h (CET)
Con ocasión de la elección democrática que se está llevando a cabo para elegir al representante de TVE en el concurso musical de Eurovisión de este año, a uno le viene a la mente algunas menudencias de nuestra historia reciente; Parece ser que la candidata que lleva todas las de ganar es Karmele Marchante (acaban de descalificarla por incumplir ciertas normas).

Hay que ver las vueltas que da la vida. La famosa periodista, votante de ERC, compartió en su juventud redacción con Federico Jimenez Losantos en la inolvidable revista anarco-comunista-independentista-barcelonesa Ajoblanco. Si bien es cierto que a lo largo de los años ha permanecido fiel a su ideología, no lo es menos que profesionalmente ha puesto su inteligencia a la altura de los genitales colectivos. Jiménez Losantos, en cambio, es el típico caso -como su amigo Pío Moa- de facha infiltrado en grupo de izquierdas; lo tuvo fácil al ser hijo de zapatero remendón y alumno de José Antonio Labordeta y José Sanchís Sinisterra. Ya en plena democracia Jiménez Losantos, fuera del filtro, se convirtió en el abanderado de la reacción, en el muhaidin del nacional-catolicismo (aún confesándose agnóstico). Ahora, eso sí, hay que reconocer que Federico, a diferencia de Karmele, atesora una basta cultura y está dotado de una inteligencia natural muy apreciable; inteligencia que, en el ejercicio de su profesión, ha puesto a la altura del hígado colectivo. Pero ahí están los dos, en el candelero, en la provocación, en una especie de eterna adolescencia que ya, a sus años, empieza a resultar un tanto embarazosa. En cualquier caso, qué lejos están estos dos periodistas de sainete de otros compañeros suyos de antaño, como Quim Monzó o Luis Racionero que, ellos sí que sí, han hecho de su trabajo una profesión verdaderamente honorable. Ajoblanco es un ejemplo paradigmático de lo distintos que pueden salir los hijos criados bajo un mismo techo.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris