Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El Tripartit abrasado por el incendio de Horta

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 22 de enero de 2010, 09:17 h (CET)
Lo cierto es, señores, que si queremos sobrevivir a la degeneración política que se ha enseñoreado de toda la península Ibérica, deberemos recubrirnos con más conchas que un galápago; que, para aquellos que anden flojillos en zoología, no es más que un quelonio, vulgo tortuga, pero con la particularidad de vivir en el mar. Claro que, para los que tenemos más años, los que la vida ya nos ha curado de espantos y somos capaces de asimilar, sin inmutarnos, hechos como el que, un estudiante pillado copiando, haya sido apoyado por la Universidad de Sevilla, alegando su derecho a concluir su examen sin ser suspendido; aunque, eso sí, después de ser pillado in fraganti cometiendo este viejo subterfugio de aquellos que han preferido divertirse en lugar de estudiar, se va a constituir una suerte de “tribunal justiciero” compuesto por tres profesores y tres estudiantes para determinar el alcance de tal modus operando. Lo que no queda claro es si el voto de calidad lo va tener un profesor o un “colega” del supuesto infractor de la norma.

En mis tiempos de estudiante el procedimiento era más expeditivo porque, cuando un alumno era sorprendido en tales malas artes; el profesor ponía cara de circunstancias y, mientras se hacía cargo del documento del examen, señalaba con un índice implacable la dirección de la salida con un categórico: ¡Fuera, queda usted expulsado!. Pero como diría don Hilarión de la Verbena de la Paloma: “ Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad” y será verdad, porque en Toledo cuatro adolescentes han amenazado a una profesora con violarla y matarla o con matarla y violarla, el orden de los factores no altera la gamberrada de los sujetos que, para más INRI y, debido a que las autoridades académicas no han encontrado otro lugar al que enviarlos, el castigo sólo ha consistido en quince días de “vacaciones” y luego a continuar incordiando a su víctima, que ve horrorizada como sus presuntos maltratadotes continúan circulando por las aulas pitorreándose, seguramente, de ella, que se ve indefensa ante esta situación rocambolesca. Pero no se alarmen, no pasa nada, todo entra dentro de la “normalidad” democrática en la que vivimos.

Así tenemos ocasión de contemplar como, en Catalunya, esta tierra donde por enésima vez ha sido multado un comerciante con 1.200 euros por rotular en catalán, como si en lugar de estar en una provincia, perdón, una comunidad española, estuviéramos con los lamas en el Tibet.. Pero no se extrañen, porque el señor “President”, José Montilla, tiene su particular punto de vista sobre lo que dispone la Constitución y, por ello, no se corta un pelo cuando, con toda tranquilidad, nos da su “visión de España”, con ocasión de un homenaje preparado al fallecido señor Solé Tura (uno de los padres de la Constitución), al afirmar que el señor Solé: “contribuyó a construir un país abierto y federal”. Ahora entendemos, observando la “sólida preparación” del señor Montilla en materia constitucional, el porqué se haya mostrado tan convencido de que el Estatut está completamente ajustado a la Constitución. Lo que le ocurre al President de la Generalitat es que sus días de gloria están acabando y, su incompetencia, va quedando patente ante todos los ciudadanos que se dejaron engañar por este empaque con el que sabe ocultar sus carencias, insondables y abismáticas carencias, para ocupar un cargo de tanta responsabilidad. En definitiva, que si se le quita la picaresca de un Guzmán de Alfarache, sin su inteligencia por supuesto, no queda nada más que aire, humo y posos de fatuidad. Una pena.

Pero, como a los cuitados les crecen hasta los enanos, de pronto se ha encontrado con que, en el momento más inoportuno, cuando comienza para él una difícil campaña electoral para intentar mantenerse en la poltrona ( fíjense que, normalmente, el apego a las gabelas públicas está en proporción inversa a la fortuna inicial de los políticos), explota ante sus narices un caso tan desagradable, tan inconveniente y tan inoportuno como el del famoso incendio de Horta, en el que fallecieron cuatro bomberos. Al principio, el señor Baltasar ( Medio ambiente) y el señor Saura ( Interior), justificaron el inicio del fuego culpando a la naturaleza, concretamente a un rayo, pero vean ustedes que, un informe de 70 folios, hecho por la policía autonómica y que, por lo visto, fue a parar al cajón de algún funcionario que recibió oportunas instrucciones de “ hacerlo desaparecer” y mantenerlo oculto al conocimiento público; de pronto, en virtud de la investigación de unos periodistas, ha salido a la luz y a dejado colgados de la brocha a ambos consellers, cuando se ha revelado que el incendio lo causaron dos individuos que, incluso, hicieron fotografías del incendio sin que, al parecer, se arrepintieran del delito cometido. También se han desvelado disfunciones, faltas de coordinación e importantes fallos de gestión, debidos a un planteamiento erróneo en el control de fuego a causa de la presunta negligencia de quienes se ocupaban de dirigir la contención del siniestro.

Y, claro, viene lo de las responsabilidades, no sólo las que pudieran derivarse de un procedimiento penal, sino también las de tipo administrativo y, por supuesto, las políticas que afectan a toda la cadena de mandos y responsables políticos de Interior y Medio Ambiente. Lo que sucede es que, el mismo señor Montilla, en lugar de coger el rábano por las hojas y ordenar la constitución de una comisión de investigación, que se hubiera ocupado de depurar responsabilidades; se dejó llevar por la confianza de que todo quedaría en agua de borrajas y, hasta se permitió defender, tanto al señor Saura como al señor Baltasar, con lo que, seguramente sin darse cuenta de la responsabilidad que asumía, se convirtió en su avalador y, por extensión, en último responsable del desaguisado. Como no podía ser de otra manera, tanto CIU como el PP, se han lanzado a su garganta como perros rabiosos para ponerlo a los pies de los caballos. ¡Mal asunto, señor Montilla! Hasta el fiscal del caso, seguramente a regañadientes, ha tenido que solicitar que se le entregue copia del documento para incorporarlo a la causa y, nadie se puede llamar a engaño respecto a que, la posición de la juez que investigó el caso desde el primer momento y que ha sido obstaculizada por toda suerte de triquiñuelas legales para evitar que conociera la verdad de lo sucedido, va a quedar extraordinariamente reforzada judicial y personalmente.

Lo peliagudo de toda esta historia es que, el famoso Tripartit que gobierna la Generalitat catalana, tiene que apoyarse mutuamente porque, si uno de los socios falla y se aleja de los otros, el monumento se desploma entero. Debido a esta circunstancia el señor Montilla sabe que, si actúa contra Saura, puede quedarse en minoría y, en consecuencia se le acabaría el invento. Una postura verdaderamente incómoda para quien se ve continuamente chantajeado por los nacionalistas de ERC y los comunistas de ICyV. Lo que lo enfrenta a su propio partido en Madrid. Malos tiempos para este personaje elevado a un puesto que le ha venido ancho desde el primer día y que sólo ha conseguido mantenerse en él gracias al apoyo de sus socios. Pero se acercan las elecciones y, ante la posibilidad de sacar tajada, pude que alguno de ellos prefiera actuar por su cuenta. Sería el final del Tripartir y, por supuesto, del señor Montilla.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris