Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Opinión
Etiquetas:   Presos de la libertad  

La Generación Ni-Ni

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
jueves, 21 de enero de 2010, 09:08 h (CET)
El 15% de los jóvenes entre 16 y 24 años ni estudian ni trabajan, y eso es un problema real que debe conocerse, según los creadores de enésimo programa de telerrealidad, que con el ánimo de crear polémica (según ellos mismos ‘si no se genera polémica nos habremos equivocado en algo’), aprovechan que los jóvenes son más dados a ella.

Ocho jóvenes convivirán y serán sometidos a diferentes pruebas y retos, con el fin de reeducarlos y motivarlos con la ayuda de dos psicólogos que también tendrán su habitación en la casa. Si el programa sólo se centra en corregir las malas costumbres de esos ocho jóvenes, malo, porque podrán ayudarles a ellos, pero dudo seriamente que lo consigan con el total de ese 15% que utilizan para dar a conocer el problema. Sin embargo, si el programa se centra en ofrecer a los padres de la generación ‘Ni-Ni’ unas pautas de cómo deben actuar con sus hijos, me parecerá genial, porque al fin y al cabo los hijos se convierten, prácticamente siempre, en aquello que sus padres han hecho de ellos según su educación.

Lo cierto es que este programa puede ser muy útil e interesante, según el enfoque del mismo, o un nuevo generador de polémicas y personajes pseudofamosos temporales. Lo veremos con el tiempo, y sobre todo con los resultados, porque lo que no es normal es que uno de los jóvenes acuda al Inem a buscar trabajo y se canse de esperar porque llega la hora de la comida, o que otra chica afirme que si no sale de fiesta a la discoteca se le cae el mundo encima, tal y como aparecen en la promoción del programa.

No obstante, el principal problema que se van a encontrar los psicólogos de los ‘Ni-Ni’ será Karmele Marchante, si finalmente va a Eurovisión, la candidatura más votada a día de hoy. Porque si después de reeducar a un joven, explicarle y hacerle entender los valores del esfuerzo, la constancia y el trabajo, ¿de qué servirá si después comprueba que se puede llegar igual de lejos –o más- sin tener preparación alguna, simplemente por ser famoso o convertirse en un producto de marketing más?

Noticias relacionadas

Una economía plenamente solidaria

Hoy se requiere una fuerza copartícipe mundializada, donde todo individuo se sienta responsable de los demás, y cada cual sea honesto consigo mismo

Operación serrín y estiércol en el Congreso de los Diputados

Ni azar ni nervios descontrolados

Cuando no hay espacio para más y aun así… nos apretamos

Es realmente emotivo, y posiblemente recuerdes durante años la mirada del perro cuando le pusiste la correa

Tararí, tararí, periodo electoral

¡Qué destructivo es la suma del orgullo, vanidad, egolatría e incultura!

La esencia del protocolo es su oficialidad

La comercialización y el uso abusivo del término desvirtúan su significado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris