Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Salud

Etiquetas:   Dolor   mayores   -   Sección:   Salud

La mitad de los mayores de 55 años sufre dolor osteoarticular

17 de octubre: Día mundial contra el dolor
Francisco Acedo
@Acedotor
sábado, 15 de octubre de 2016, 11:11 h (CET)
“La presencia de dolor en múltiples enfermedades es considerada y aceptada en la actualidad como un sufrimiento innecesario, inútil, que en muchas ocasiones es responsable de un aumento de la morbilidad, de una prolongación de la estancia hospitalaria y de fuente de trastornos psicológicos importantes que precisan atención y tratamiento médico especializado. De ahí se deduce que se tiene que tratar y podemos afirmar que, en la mayoría de casos, se puede controlar ya que disponemos de fármacos, técnicas y profesionales entrenados en éste campo”. Así lo señala la doctora Mercedes Mozas, de la unidad del Dolor de la Clínica IMQ Zorrotzaurre, con motivo de la celebración, el próximo lunes, 17 de octubre, del Día mundial del dolor.

Según afirma la profesional de IMQ, el dolor es la manifestación que origina la mayoría de las consultas médicas, siendo el paracetamol el segundo fármaco más vendido en España en 2013 (supone el 3,8% de ventas totales de fármacos con 32 millones de envases), según se indica en el Informe anual del Sistema Nacional de Salud 2013.

Durante los últimos años, el interés por tratar y aliviar el dolor “se ha intensificado” tanto en las comunidades médicas como en las no médicas. “Es probable que este interés se deba a varios factores. Por un lado, el progresivo aumento de la esperanza de vida de la población ha llevado a una mayor presencia de cuadros dolorosos crónicos, de forma que más del 80% de las personas mayores de 55 años tienen evidencia radiológica de osteoartrosis y un 50% sufrirá dolor osteoarticular. Por otro lado, se ha objetivado una mayor demanda de los cuidados sanitarios por parte de la población en general”, explica la Dra. Mozas de IMQ Zorrotzaurre.

Dolor crónico frente a dolor agudo
La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP) define el dolor como «una sensación emocional desagradable asociada a un daño tisular real o potencial descrito en términos de dicho daño». En otras palabras, “el dolor es el resultado de un proceso inteligente de la conciencia con una extraordinaria plasticidad y no solamente una respuesta pasiva del cerebro a un estímulo externo”.

A diferencia del dolor agudo, el crónico no se considera un síntoma, sino una enfermedad con entidad propia, que ha sobrepasado los 3-6 meses de duración y ya no tiene un objetivo beneficioso para el paciente de “aviso” de algún problema de salud. “El dolor crónico puede persistir en el tiempo sin lesión aparente o más allá del tiempo que se hubiese esperado para dicha lesión; no tiene función de protección como aviso para el individuo y con frecuencia se asocia a variaciones de los hábitos personales, familiares, sociales y laborables del paciente así como a alteraciones emocionales”, explica la experta de la Clínica IMQ Zorrotzaurre.

Contra ello, el objetivo de las unidades de Dolor “es básicamente aportar tratamientos, fundamentalmente técnicos, que mejoren la calidad de vida de los pacientes con dolor crónico intentando que recobren al máximo su vida normal”.

Tipos de dolor
A la unidad de Dolor de la Clínica IMQ Zorrotzaurre acuden pacientes con dolores de tipo nociceptivo (mecánicos) y de tipo neuropático (dolores trasmitidos por los nervios, eléctricos), estudiados previamente por el especialista correspondiente, ya tratados sin éxito con métodos convencionales (generalmente farmacológicos) y habiendo descartado que no sean candidatos a un tratamiento etiológico (es decir, tratamiento del origen de su dolor). “En estas circunstancias realizamos en consulta una valoración del tipo de dolor, las limitaciones que supone al paciente y las posibilidades terapéuticas y proponemos la opción de tratamiento técnico que pensamos será más adecuado”, explica la experta.

“Dado que la patología que más frecuentemente vemos en nuestra unidad es el dolor crónico de espalda, generalmente del área lumbar (cerca de 3 de cada 4 pacientes que acuden a nuestro centro), los bloqueos tanto con fármacos como con técnicas de radiofrecuencia en éste área suponen el día a día de la unidad de dolor, generalmente con resultados satisfactorios en un alto porcentaje de pacientes” señala la doctora Mozas.

Los dolores perineales, la fibromialgia, las neuralgias de distintas áreas del cuerpo, las cefaleas… “son dolores de difícil tratamiento, pero en los que en muchas ocasiones podemos ayudar al paciente de manera muy significativa”. Para ello se realizan tratamientos locales, intravenosos, en el hospital de día de la Unidad, estimulación de nervios, bloqueos musculares con distintos fármacos, etc.

Otra patología habitual en la unidad es el hombro doloroso “para el que tenemos un protocolo de tratamiento que nos permite proporcionar un alivio muy importante y en ocasiones completo de los síntomas”.

La aplicación de tratamientos con catéteres de larga duración para control de problemas vasculares o dolores oncológicos es otra de las posibilidades terapéuticas que se consideran en la Unidad de Dolor de la Clínica IMQ Zorrotzaurre. “En algunos casos seleccionados se pueden realizar técnicas de neuromodulación, es decir, implantes de mecanismos programables debajo de la piel para infusión de fármacos o de electrodos internos que permiten reducir la intensidad de determinados tipos de dolor severo al menos un 50% y en algunos casos hasta un 100%”.

El tratamiento del dolor oncológico complicado “no supone más allá de un 2% de nuestra actividad clínica, pero su control está demostrado que mejora no solo la calidad de vida del paciente sino la supervivencia esperada en casos avanzados”.

El coste millonario del dolor
Por último, “si tenemos en cuenta que el dolor supone un gasto social aproximado de un 2% del producto interior bruto (PIB) de las Administraciones públicas, en Euskadi, con un PIB en 2015 de 65.942 millones de euros, las situaciones dolorosas en nuestra comunidad el año pasado supusieron un gasto superior a 1.300 millones. Así, un tratamiento óptimo del dolor, además de mejorar la calidad de vida del paciente y de su entorno, reduciría sustancialmente los costes sociales derivados”. Dentro de este 2% del PIB se incluyen gastos de personal sanitario, de Instituciones sanitarias, medicamentos, radiología, laboratorio, ortopedia, traslado de pacientes, gastos administrativos y absentismo laboral. Por esto, a día de hoy, “el tratamiento del dolor es una prioridad sanitaria, fundamentalmente el dolor crónico”.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

5 consejos para cuidar tus ojos al usar lentillas

Para evitar molestias debemos adaptar nuestros hábitos y cuidar el producto

Realidad virtual para fobias, Big Data para la diabetes y PacientesSemergen.es, eHealth Awards 2017

Nueve iniciativas han sido premiadas en las diez categorías en las que se han entregado estos premios de eSalud

Las fracturas por osteoporosis en mujeres aumentan el riesgo de futuras fracturas

El 80% de las pacientes que se rompen un hueso no reciben el tratamiento adecuado para la osteoporosis

Cinco de cada 1000 recién nacidos en España tienen algún trastorno auditivo

Soluciones como la cirugía, los implantes cocleares o distintos tratamientos médicos permiten, en la mayoría de los casos revertir la pérdida auditiva

Formación continuada para cardiólogos: de la tiza al “redflix”

Hoy en día harían falta 21 horas al día para leer todos los papers que se publican de una única especialidad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris