Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Palco Vip   -   Sección:  

Renovando el balón

Daniel Sanabria
Daniel Sanabria
martes, 19 de enero de 2010, 05:40 h (CET)
El pasado domingo le preguntaron a Emery que porqué no había cambiado a Villa con el marcador tan abultado que llevaba el Valencia. El inteligente entrenador contestó con la mayor de las sinceridades: “No jugó entre semana y estaba más fresco, pero si existiera una cuarta sustitución le habría cambiado”. A raíz de estas declaraciones, en algunos medios de comunicación se ha abierto el interesante debate sobre la posibilidad de poder incluir un cuarto cambio en los partidos.

Pero yo voy más allá. ¿Por qué en el fútbol hay tres cambios y en otros deportes como el baloncesto, el fútbol-sala o el balonmano hay cambios ilimitados y ni avisan al árbitro? Es cierto que es otro concepto deportivo, pero en el fútbol las reglas y las leyes son más rígidas que en el resto de disciplinas. A día de hoy es inconcebible que un equipo pudiera hacer los cambios que considerara necesarios durante los 90 minutos –como en los amistosos veraniegos–, cuando en realidad sería algo que beneficiaría a todos: técnico, por tener más alternativas dentro de un mismo partido; jugadores, por poder descansar más y llegar más frescos a final de Liga y con menos lesiones; clubes, porque utilizarían más jugadores y no habría futbolistas que se pasaran temporadas en blanco, como ocurre en la actualidad.

Esta clase de cosas ni se plantean en las federaciones u organismos internacionales, pero en cambio sí ven un factor determinante para la mejora del fútbol la absurda regla de pitar el fuera de juego en el instante en que el jugador entra en contacto con el balón; una regla que no ha hecho sino aumentar los cabreos de futbolistas y aficionados. ¿Por qué no pitar el fuero de juego cuando ya se sabe que se va a terminar levantando el banderin? Es incomprensible esa regla irracional de esperar a que el atacante toque la pelota. ¿Qué se gana con eso?

De hecho, voy más alla y me pregunto… ¿Qué se gana con la regla del fuera de juego? Si no existiera, los equipos estarían llenos de delanteros palomeros, sí, ¿y qué? ¿Acaso sería un deporte menos bonito si los resultados habituales fueran de 6-4 o de 5-3 como ocurre en fútbol sala? Si los goles son la salsa del fútbol… ¿por qué no romper con una absurda regla cuyo fin es evitar que se marquen más goles? Al menos la regla del fuera de juego no evita situaciones disparatadas como ocurría a finales de siglo XIX…

Por aquel entonces el fuera de juego era mucho más prohibitivo que ahora: cualquier atacante que estuviera por delante de la línea del balón, al recibirlo se hallaría en fuera de juego, independientemente de los defensas rivales. Esta norma provocaba que los ataques se realizaran de dos formas: al estilo ‘Messi’ regateando cinco defensas, o en masa, con una línea horizontal de siete delanteros que se pasaban el balón con pases laterales, igual que se hace en el rugby moderno. Imagínense…

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris