Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

De los comentarios de Hugo Chávez sobre la presencia norteamericana en Haití

Mario López
Mario López
martes, 19 de enero de 2010, 05:29 h (CET)
El presidente de Venezuela Hugo Chávez ha denunciado el despliegue de tropas norteamericanas en Haití. Si lo ha hecho será porque debe temer algún tipo de movimiento militar imperialista en la región. No se me ocurre qué puede tramar la administración Obama al respecto, pero el comentario del líder bolivariano no está del todo desprovisto de argumentos.

Está claro que a Haití no se va a sofocar una revolución ni a derrocar a un tirano ni a iniciar una guerra preventiva antiterrorista. Estados Unidos ha desplegado su ejército para ayudar a la población haitiana, proveyéndola de alimentos, enseres y asistencia sanitaria. Pero sí es verdad que las imágenes de los soldados armados hasta los dientes es idéntica a la que hemos visto mil veces en escenarios de guerra como Irak o Afganistán ¿Es que al ejército estadounidense le da lo mismo ir a una guerra que a un terremoto? ¿Siempre han de ir sus soldados vestidos de la misma guisa y provistos de idéntico armamento? ¿Piensan escombrar las calles de Puerto Príncipe a tiro limpio? No comparto en absoluto los recelos de Hugo Chávez, pero admito que resulta chocante ver a la tropa norteamericana pertrechada con aquella impedimenta, arribando a un país que hoy ya no es más que un solar repleto de cadáveres. Haití no tiene ejército. Todos sus senadores y buena parte de los ministros de su Gobierno han perecido en la catástrofe. Posiblemente no haya nadie más idóneo que el ejército para abordar las tareas que demandan las actuales circunstancias, pero ¿no podrían presentarse los soldados un poco más relajados de armamento? Es muy probable que se vaya a necesitar una presencia militar para controlar los previsibles brotes de violencia que sucederán al desastre, pero no creo que esa presencia tenga que tener el mismo calado que en el desembarco de Normandia. Si no queremos comentarios absurdos, no escenifiquemos el absurdo.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris