Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cartas al director   -   Sección:   Opinión

Reacciones del Papa Francisco a sus detractores

C. Téllez, Lugo
Lectores
@DiarioSigloXXI
viernes, 14 de octubre de 2016, 11:23 h (CET)
Meses atrás, algunos católicos de renombre, incluso miembros de la jerarquía, que enviaron una petición al colegio cardenalicio y a los patriarcas pidiendo medidas correctivas para aclarar varias declaraciones incluidas en la exhortación reciente de Francisco, Amoris Laetiia, equívocas y contradictorias respecto a la fe y la moral católicas, hoy están bajo coacción y represalias. Añadamos a esto la validación, hecha por el mismo Bergoglio, a tales afirmaciones en disidencia con el Magisterio de la Iglesia, en una carta dirigida a los obispos argentinos, diciendo que no hay otra interpretación que la que ellos acometen, es decir la aceptación a la recepción eucarística a divorciados vueltos a casar por lo civil, en algunos casos.

Muchos de los firmantes de dicha carta han preferido el anonimato, sospechando que vendrían represalias del Vaticano, Y así ha sucedido: varios de los que acreditaron el documento con sus nombres han sufrido coacción e incluso la pérdida de su puesto de trabajo, tal como se deriva de la investigación realizada por el fiable portal web LifeSiteNews.

El portavoz de la iniciativa, el Dr. Joseph Shaw ha sido depuesto como Director de asuntos académicos en una universidad pontificia.

A otro de los firmantes, su obispo le amenazó con cancelar su año sabático académico. Afortunadamente un obispo ajeno a su diócesis le facilitó un proceso de incardinación en su territorio.

Mientras que a uno más le ha sido prohibido hablar en público sobre Amoris Laetitia, a otro se le ha pedido que rescinda su firma de la carta.

Está confirmado que un cardenal ha ejercido presión sobre uno de los firmantes para que retire su nombre de la petición.

La persecución ha comenzado, y nadie lo diría, por el mismo que promueve las aportaciones valientes y sinceras de su colaboradores, cuando lo que en realidad hace es censurarlas, suprimirlas y atacarlas, si contradicen sus aperturas contradictorias con la doctrina católica bimilenaria, que él debía, por ser el Vicario de Jesucristo, más que ningún otro católico sobre la Tierra, defender con su propia vida. Y no sólo combate dichas opiniones, sino a los mismos que las proclaman para taparles la boca bajo amenazas o venganzas.

Vemos que la teoría del asalto de la masonería a la Iglesia para colocar a su candidato y traicionarla, es ya un hecho que no admite discusión.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris