Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Un osezno se niega a seguir en prisión y es pacificado de un tiro

Yolanda Plaza Ruiz
Redacción
lunes, 18 de enero de 2010, 06:39 h (CET)
“La misión del Seprona se basa en proteger el soporte físico natural, las especies vivas que pueblan dicho soporte,…así como fomentar conductas de respeto a la Naturaleza y al Medio Ambiente”, así refleja Ecoticias.com el trabajo loable de la Guardia Civil especializada en la conservación de nuestro hábitat natural.

Pero en ocasiones, los miembros de este Cuerpo se enfrentan con problemas a la hora de “pacificar” a un animal que se niega a permanecer en su prisión y solucionan el percance “pacificándolo” de un tiro. Así ha ocurrido en el Castillo de las Guardas, localidad sevillana, donde el pasado día cuatro de enero, un osezno cautivo en la “Reserva” (zoológico) de dicha localidad, ha osado (nunca mejor dicho) escaparse del recinto. Efectivos del Seprona y de Seguridad Ciudadana adscrita a Guillena intentaron localizar al animal durante veinticuatro horas. El preso pagó su deseo de libertad con la vida, ya que al ser descubierto por los miembros del Cuerpo de Protección de la Naturaleza, fue abatido sin contemplaciones.

Según las publicaciones que informan sobre este suceso, no es la primera vez (quizá tampoco la última) que un recluso de este zoológico intenta dejar de ser un empleado forzoso, las veinticuatro horas del día, todos los días del año, del lucrativo negocio de la Reserva del Castillo de las Guardas. En la página web de dicha empresa se describe su oferta: "Nuestros bungalows están inmersos en pleno corazón de la Reserva del Castillo de las Guardas, 300 hectáreas de idílico paraje donde conviven más de mil animales y cien especies diferentes de todo el mundo. Dormir entre sonidos de África en Sevilla es posible.". Entre los comentarios de ciudadanos preocupados por la situación de estos animales en referencia a esta noticia, quiero resaltar algunos: “Piensen la próxima vez que vayan a ir a esta Reserva o la vean por la tv., lo que esconde en sus entresijos. Esto es solo la punta del iceberg, busquen información de las condiciones en las que están los animales, la reordenación del terreno sin ningún tipo de proyecto aprobado previo, la tala indiscriminada de árboles, la construcción de instalaciones como una pista de karts sin ningún tipo de licencia”. “Vaya por Dios, hace unas horas un ciervo, ahora un osito”. “El otro día un jabalí muere tiroteado, hoy un pobre osezno acaba de igual forma”. El alcalde del Castillo de las Guardas , Francisco Casero: “descartó que se haya producido ninguna situación de riesgo” para los habitantes de la zona, según refleja un diario de Sevilla.

El Seprona tiene la obligación de cuidar y respetar la Naturaleza y los animales que en ella habitan. Las autoridades locales y autónomas tienen la responsabilidad de hacer cumplir las normas en lo referente al cuidado y protección de nuestro hábitat, impidiendo el funcionamiento de empresas que incumplan las ordenanzas.

“"No sé hasta dónde irán los pacificadores (en este caso algunos miembros del Seprona de Sevilla) con su ruido metálico de paz...hay quienes reclaman la pena del garrote para los que no quieren ser pacificados...

Cuando los pacificadores (protectores de la Naturaleza) apuntan, por supuesto tiran a pacificar, y a veces hasta pacifican dos pájaros (un osezno, un jabalí, un ciervo) de un tiro. Es claro que siempre hay algún necio (pobre animal) que se niega a ser pacificado por la espalda o algún estúpido que resiste la pacificación a fuego lento (en su cautiverio). En realidad somos un país tan peculiar ..." (Adaptación de "Oda a la pacificación" M. Benedetti).

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris