Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Entrevistas

Etiquetas:   Entrevista   -   Sección:   Entrevistas

“Personalizamos el calzado urbano con infinitas posibilidades adaptando el producto al usuario”

Myrna Mates, maestra zapatera
Redacción
lunes, 18 de enero de 2010, 05:53 h (CET)
Con la popularización de la moda casual las zapatillas, de diversos modelos y colores, han adquirido carta de naturaleza en la manera de vestir de una mayoría de personas y en la actualidad ya no son tan sólo los pies más jóvenes los que visten zapatillas. Ha llovido ya mucho desde que Emilio Aragón se atrevió a romper moldes apareciendo en la pantalla del televisor luciendo un sobrio smoking y vistiendo en sus pies unas zapatillas blancas, hoy no es extraño ver a más de un ejecutivo con americana y corbata calzando un lujoso calzado en forma de zapatilla.

Este tipo de calzado ha alcanzado un alto grado de popularidad entre la población saltando desde el mundo del deporte hasta las principales calles de todas las ciudades. Nos habían hablado, y bien por cierto, del calzado de la firma Mates cuyo centro neurálgico está situado en la calle Gayarre, en pleno centro del popular barrio de Sants de Barcelona, y hasta allí nos hemos acercado para que Myrna Mates, la seguidora del negoció que creó su padre, nos hable de los productos que, literalmente, salen de sus manos ya que Myrna es, por lo que conocemos, la única mujer empresaria española en el mundo del calzado que además de dirigir el negocio está a pie de máquina cada día.

La tienda, inaugurada en el 2007, es luminosa, luminosidad acentuada por el blanco de sus paredes, unos pubs negros estratégicamente situados en el centro sirven de asiento para que el cliente se pruebe cómodamente el calzado. Estanterías con zapatos, zapatillas y algunos bolsos y un par de vitrinas, en una un pequeño museo del calzado deportivo fabricado en Mates a lo largo de su historia, en la otra zapatos y zapatillas entre los que destaca un par de zapatos en blanco y negro hechos especialmente para practicar el baile de salón. En una de las paredes una enorme foto del creador de la empresa durante una carrera de vallas, en la otra un plasma en el que, paso a paso, se observa la elaboración del producto.




Myrna Mates junto a una foto de su padre.


Teresa Berengueras y Rafa Esteve-Casanova / SIGLO XXI

Nos llama la atención la pantalla de un ordenador en la que un modelo de zapatilla va transformándose hasta convertirse en otra totalmente diferente.

Este es un programa informático creado expresamente para nosotros. Tenemos siete modelos básicos de zapatilla y sobre el elegido, y gracias a esta aplicación informática, el cliente va creando su propio modelo de calzado eligiendo color, piel, suela y dibujo con lo que al final resulta un modelo único. Es muy difícil que dos personas coincidan en el mismo diseño. Sabemos de personas que llevan zapatillas diseñadas con nuestro sistema a las que han parado por las calles de Nueva York y Londres para preguntarles dónde han comprado el calzado. Realmente el producto final es impactante .Nosotros personalizamos el calzado urbano mediante infinitas posibilidades adaptando el producto al usuario y sus características.

Mates nació desde el mundo del deporte ya que el creador de la empresa siempre fue un buen deportista.

Mi padre era atleta aficionado y en las carreras en que tomó parte se fue dando cuenta que sus colegas tenían problemas para calzar debidamente para competir, así fue cómo empezó a interesarse por el calzado deportivo y a los once años fue a una fábrica que hacían zapatos para conocer la técnica. Mi padre hace sus primeras zapatillas de deporte para él y luego, como el modelo gustaba mucho a la familia, especialmente a sus tres hermanos, les regaló a ellos otros tres pares como los que él había confeccionado.

Nos gustaría saber cuales fueron los inicios de la empresa.

Mi padre trabajaba en casa y las primeras zapatillas que le encargan son para los Hogares Mundet, mi madre le ayuda ya que esta es una empresa familiar, hace sesenta años que existe y mi padre fue pionero en crear zapatillas deportivas, ahora todo el mundo las lleva pero en su momento sólo eran para deportistas.

Tú eres su sucesora, pero tenemos entendido que eras muy pequeña cuando te instalas en su taller.

Empiezo a trabajar con mi padre a los catorce años pero desde los 5 o 6 años ya voy dándole la tabarra para ayudarle en su trabajo, llega un momento en que para que no le quite tiempo para trabajar me regala unas tenacillas para ir quitando clavos mientras hace sus modelos, así es que desde tan pequeña ya aprendo a conocer los pies, cómo son, cómo hay que tratarlos y las soluciones que se pueden aportar.

Francesc Mates, tu padre, además de hacer zapatillas deportivas también se dedica a atender a personas con problemas traumatológicos.

Así es, mi padre se preocupa para resolver problemas de personas que han tenido intervenciones quirúrgicas, accidentes o problemas de movilidad para que puedan andar mejor y empieza a hacer calzado a medida.

¿Tú aprendes ese trabajo?

Por supuesto, a mi me interesa mucho el trabajo realizado por mi padre, él fue un genio y yo procuro seguirle en todo porque esta es una profesión que te da muchas satisfacciones, ver a personas a las que les solucionas el problema dentro de lo posible es una satisfacción para mi.




Vitrina del museo Mates.


Pero Myrna no sólo siguió los pasos de su padre en el ámbito profesional, también, durante un tiempo, le picó el gusanillo de las pistas de atletismo.

Sí, durante años practiqué atletismo, ahora ya no, me ocupo de la tienda y del taller y me queda poco tiempo, además tengo vida y obligaciones familiares.

Pero a pesar de que en estos momentos a Myrna ya no le queda tiempo para la práctica del atletismo Mates continúa ligada al mundo del deporte.

Desde los años 80 venimos organizando la “Cursa per l’amistat”. Es una carrera creada por mi padre con el espíritu de que en ella se encuentren los amigos de siempre, una fiesta para la gente a la que le gusta correr ya que no se trata de una carrera competitiva, a ella no se va a correr contra nadie si no a correr con alguien. La inscripción es gratuita y el recorrido, de unos 16 kilómetros, comienza en Montjuic para llegar a las estribaciones del Tibidabo. Cada año aumenta el número de participantes y el año pasado se nos terminaron los dorsales, participaron unos 600 corredores y esperamos llegar pronto al millar. Gracias a las empresas colaboradoras prácticamente todos los participantes al acabar la carrera marchan a casa con un regalo.

Sin embargo hubo un tiempo que Mates cerró sus puertas porque tu padre se pone enfermo.

Sí, mi padre enferma, tuvo un cáncer y durante un año, poco más o menos, cerramos pues ante la incertidumbre no sabíamos lo que íbamos a hacer. Durante este tiempo muchas de las clientas llamaban y pedían que les hiciéramos los zapatos, siempre fueron atendidas y luego ya una vez resuelto el tema volvimos a abrir y aquí estamos.

Tenemos entendido que en este tiempo fuiste madre.

Pues sí, quedé embarazada y tuve a mis mellizos, dos chicos idénticos, la gente les confunde pero cuando están uno al lado del otro se notan las diferencias.

Te ocupas de la tienda y del taller, tomas las medidas a las personas con problemas, le haces los modelos con los que van a caminar mejor, creas modelos nuevos de zapatillas, eres una mujer activa.

Si, es este un trabajo que tiene que gustarte y muy vocacional. Por ejemplo cuando voy por la calle y veo a personas que caminan mal por culpa del calzado me acerco y les hablo. Ha habido personas que han llegado aquí con pies llenos de úlceras y era porque llevaban zapatos que les causaban alergia por algún producto utilizado en la fabricación de los mismos. Tuve un cliente que vino con muchos dolores en los pies, le vi concienzudamente, calzaba un 39, le dije que su problema era debido a que necesitaba un número más, no me creyó, se fue al traumatólogo y le dijo lo mismo, al final acabó operándose….

¿De qué se operó?

No lo sé, pero el tema de los pies lleva a las personas a situaciones incomprensibles.

Myrna, ¿qué es más importante en tu trabajo la vocación o bien la técnica?

La técnica es esencial pero debes tener capacidad para vivir la situación de la persona que viene a tu casa, hay que escucharla y saber qué es lo que quiere y conocer lo que le hace falta, necesitas vivir su problema de forma cercana.

Cada día hay menos artesanos que hagan calzado a medida y mucho menos especial, ¿por qué?

Porque a nadie le gusta tocar los pies, es algo que nadie soporta mucho y para ver qué es lo que le sucede a una persona con su forma de andar, hay que saber qué es lo que le pasa en los pies, hay que tocarlos, ver su problema, saber cómo tiene la piel, más o menos sensible. El oficio se ha perdido, antes había muchas empresas de zapatos, hoy ha menguado mucho, mujer que haga zapatos a medida en toda España soy la única.

La globalización ha hecho que la oferta de calzado sea muy amplia en el mercado y por otro lado muchas veces no prestamos la debida atención a la hora de vestir nuestros pies.

Mi padre siempre decía que los zapatos están muy lejos de la cabeza y que en sus tiempos la gente se preocupaba mucho más de su corbata que no de caminar cómodamente, él aseguraba que antes se compraban una corbata de 1.000 pesetas, todo un lujo en sus años, que no unos zapatos de categoría. Hoy, por ejemplo, la gente joven lleva zapatillas o zapatos, pero no se los abrochan cuando el pie tiene que ir bien sujeto para que la columna vertebral quede recta y no andes torcido, este es un problema de cultura, en lugar de pensar en andar cómodo y calzado adecuadamente lo que será mucho mejor para la calidad de vida y salud hay quien hace mucho más caso a lo que está de moda. ¿Por qué el 90% de hombres tiene menos problemas en los pies y en la espalda que las mujeres?, muy fácil, siempre han llevado zapatos que les han sujetado bien el pie mientras que las mujeres con los modelos salón y los altos tacones que muchas veces calzan por presumir sin tener en cuenta su salud no pueden decir lo mismo que los hombre en este caso.

Ahora están de moda las plataformas, ¿qué te parece?

A mi no me gustan ni creo que sean elegantes, es más, las personas que padecen algún tipo de cojera y tienen que llevar alzas vienen a casa para se las escondamos mientras que los creadores de moda las sacan a la calle como si fuera lo más bonito del mundo.

Para calzar cómodo y saludable bien sean zapatos o zapatillas ¿tienen que ser de calidad?

Sí, claro, recuerda que llegaron y llegan aquí zapatillas chinas, de muy mala calidad, de un plástico imposible, esos zapatos o zapatillas no son adecuados ya que no dejan transpirar el pie y caminar con un pie sudado nunca ha sido ni higiénico ni cómodo, puede provocar enfermedades y además las hormas están hechas sin medidas adecuadas y no son aceptables para nadie.

Myrna, ¿cómo debe ser el calzado adecuado para caminar bien y no tener problemas?

Es aquel de buena calidad que es cómodo y con el número adecuado, sean zapatos o zapatillas. A Domingo Catalán, maratoniano y campeón olímpico del mundo de 100 kilómetros, le hice unos zapatos para la calle, para todos los días, me llamó y me dijo: “Oye, Myrna, los zapatos que me has hecho para uso diario los puedo usar para correr, son magníficos”.

Hoy, sin duda, los reyes de la calle, de las fiestas y de la vida cotidiana, son las zapatillas, todo el mundo las viste y las hay en muchos modelos y todos los colores.

Es cierto, la moda de llevar zapatillas se ha democratizado tanto que ya nunca dejarán de estar ahí, yo hago todos los años un modelo nuevo, porque todas nuestras zapatillas llevan nombres distintos, mi padre hizo para mi un modelo llamado, evidentemente, Myrna, hace 51 años que se hace y siempre ha sido muy bien aceptado es en blanco y azul, un día en un reportaje de una revista descubrí que Joan Manuel Serrat lo llevaba y tengo ganas de poder un día hablar con él, cantante al que admiro y del que tengo todos sus CD y discos de la época, me haría mucha ilusión poder regalarle ese modelo. También llevan o han llevado zapatillas nuestras N’Kono, Kubala, Amor, Urbano, Zúñiga, Edu Soto, Ion Fiz, Chuz Uroz, Danny Glober y muchas más personas.




Myrna Mates y Teresa Berengueras.


Árbitros de fútbol, atletas y deportistas de diversas especialidades y hasta bailarines de salón pasan por la calle Gayarre para calzarse en Mates un producto totalmente “made in Barcelona”. Hoy, después de muchos años, todavía les solicitan el modelo de zapatilla para la práctica del balonmano con el que equiparon al equipo del Atlético de Madrid de esta especialidad deportiva cuando dicho equipo era un grande en este deporte. Rodeados de calzado por todas partes hemos estado charlando con esta mujer, una verdadera emprendedora, a la que no dudamos en calificar como psicóloga de los pies y que desde el año 2000 ostenta el título de “Maestra Zapatera”.

Noticias relacionadas

Conociendo a ... José María Gasalla

"El ser humano no está hecho para estar equivocandose constantemente. "

Rajoy asegura que se responderá “con total firmeza” al desafío independentista

“Nadie va a liquidar la democracia”

«Pretendo que la gente identifique una novela mía por el estilo»

Borja Cabada, ganador X Premio Logroño de Novela Joven 2016

"Sorprende la capacidad de los egipcios para hacer cosas que hoy nos parecen imposibles"

Entrevista a Antonio Cabanas

"Me emociono mucho cuando escribo. Amo lo que hago"

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris