Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El crisol  

Tabaco y paro

Pascual Mogica
Pascual Mogica
sábado, 16 de enero de 2010, 09:49 h (CET)
Resulta curioso el comprobar lo dados que somos al catastrofismo. Con esto de que el Gobierno pretende endurecer las medidas antitabaco, los hay que de forma inmediata han comenzado a dar cifras de la pérdida de puestos de trabajo que esto ocasionaría y de las graves pérdidas económicas que les supondría a los establecimientos de restauración, bares y cafeterías.

La verdad es que no se en que se fundamentan para manifestarse tan negativamente, pues en absoluto esta medida hará que los fumadores dejen de asistir a bares, cafeterías y restaurantes. En el primero y segundo de los casos, en bares y cafeterías, esta medida va a propiciar el que la gente se tome su cerveza o su café y deje una mesa o un lugar libre en la barra al acabar la consumición. Sabido es que hay mucha gente que se toma un cortado y se pasa la mañana en el bar o en la cafetería leyendo el periódico y fumando, por cierto, en la mayoría de los casos el periódico es propiedad del establecimiento, y esto no creo que le sea muy rentable al negocio. En cuanto a los restaurantes, los fumadores van a seguir frecuentándolos en la misma medida en que lo hacen o lo hacían cuando les está o estaba permitido fumar. No creo que cambien el restaurante por un banco en un parque público y el delicioso menú de un restaurante por un bocata.

Repito que me asombra el que se den cifras sobre paro y pérdidas económicas si se aplican medidas más duras contra el tabaco, y digo contra el tabaco, no contra los fumadores, al contrario, estas medidas sin duda alguna serán muy beneficiosas para su salud. Yo soy ex fumador. Mi “ración” era de tres cajetillas diarias de “rubio”, del caro, hasta que un 28 de octubre de 1995 le dije a un amigo: “El próximo uno de noviembre, día de los Santos Difuntos, dejo de fumar”. Se mostró bastante escéptico ya que pasar de tres cajetillas a nada era demasiado. Pero ese día, el uno de noviembre de 1995, dejé de fumar y hasta hoy. Ya lo hice en una ocasión anterior y estuve seis meses sin probarlo. En ambas ocasiones mi fuerza de voluntad, que es lo que se necesita, lo demás son tonterías, me refiero a eso de los chicles y de los parches, mi fuerza de voluntad, repito, la alimenté diciéndome a mí mismo: “Pascual, igual que te has acostumbrado te tienes que desacostumbrar”. En ambas ocasiones apliqué la misma filosofía y les aseguro que no llegué ni tan siquiera a sufrir un día de “mono”. A todo esto quiero señalar que a mí no me habían atacado las enfermedades que ocasiona el tabaco, pero vi lo que les estaba pasando a otros y me di cuenta de que era mejor no tentar a la suerte.

No, el que la gente fume menos o no fume no produce ruina económica ni paro, lo que verdaderamente produce ruina física y paro, indefinido e irreversible, es el tabaco. Es de esperar que comunidades autonómicas como Madrid y Valenciana, sus dirigentes Aguirre y Camps, se muestren más sensatos que cuando se aplicó la ley antitabaco por primera vez y colaboren no con el Gobierno sino para que aquellos que directa o indirectamente les afecta negativamente el fumar puedan gozar de buena salud. Es verdad: El tabaco mata. Déjatelo antes de él te deje a ti. Perdón por citar vivencias personales, pero lo he hecho por si a alguien le sirve para algo.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris