Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Un dirigente desgastado preside Europa

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 15 de enero de 2010, 09:39 h (CET)
Bien, señores, ha llegado el momento en que dejemos de lado las cuchufletas, los Mr Bean, las pullas y los comentario satíricos de la prensa extranjera poniendo en duda la capacidad del señor Zapatero, que no de España, para dirigir con éxito a la CE durante el semestre que tenemos por delante. Nuestro Presidente se ha enfadado, se ha puesto furioso por esta especie de chirigota que se ha organizado alrededor de su persona, cuando ha llegado el momento de tomarle el relevo a su antecesor sueco en el cargo de Presidente rotativo de la UE. Tiene razón don José Luis en enfadarse, si tomamos en cuenta que el tema no tiene nada de cómico, no señores, es muy serio porque, sin duda, poner a la mitológica Europa, la compañera sentimental de Júpiter; en manos de un señor cuyo mayor aval se centra en haber transformado a una nación floreciente, recibida de la mano del presidente Aznar, en la portadora del farolillo rojo de la UE; es algo que podría preocupar hasta al más optimista de los mortales. Me gustaría saber, que me lo explicara el mismo ZP, ¿qué es lo que ve de “insólito” en que, una periodista, cuestione su “capacidad” para dirigir Europa? Más bien, a muchos ciudadanos de a pie, nos gustaría preguntarle si, en realidad, él se ve capacitado para una misión semejante, a la vista de los resultados obtenidos en España. No ha dado pie con bola desde que se anunció la llegada de la recesión, hasta este momento en el que parece que se vislumbra una cierta recuperación en algunos países europeos y americanos; pero, por lo que hace referencia a España, todos los indicativos, todas las predicciones y las cifras económicas que se barajan, no hacen más que augurar unos años más de crisis y una lenta y dosificada recuperación del empleo, que puede que se alargue más de lo previsto.

Claro que, nuestro señor ZP, no se amilana ante nada y no le importa lanzarse a la piscina vacía si, con ello, salva una situación incómoda. Es evidente que, teniendo a su lado a Barroso y al señor Van Rompuy, no se iba a dejar achantar y, aunque su salida semejara la mayor estupidez que pudiera cometer un presidente de una nación, no tuvo el más mínimo rubor en decir que “España está a punto de salir de la recesión, si no lo ha hecho ya”. Me imagino los esfuerzos que tuvieron que hacer los señores Barroso y Van Rompuy para evitar la carcajada, pero lo consiguieron. Los que no pudimos evitarlo fuimos el resto de los españoles. Lo primero que se me ocurriría sería preguntarle al señor ZP ¿cómo es que, siendo el presidente del Gobierno de la nación, pueda darse la incongruencia de que no sepa si ha comenzado o no la recuperación? .¿quién hay, en España, que pueda estar más enterado que él de si nos recuperamos o seguimos hundidos en las arenas movedizas del mayor paro de Europa, el mayor endeudamiento, el mayor déficit público, la mayor destrucción de puestos de trabajo y la mayor sangría del tejido empresarial? Pero, para ZP, esto no tiene importancia porque una fanfarronada más después de decir, en Washington, que éramos la nación con mayor fortaleza financiera y económica, ya entra dentro de lo previsible. No piensa, actúa y, luego, cuando se da cuenta de que ha metido la pata, intenta darle la vuelta a lo que ha dicho. Si, señores, este es nuestro inconmensurable Presidente.

Porque, veamos algunos datos y saquemos las oportunas conclusiones. El paro real, sin camuflajes, ni trucos propios del señor Corbacho –este ministro de Trabajo que no tiene ni idea del barrizal en el que se ha metido –, esta próximo a los 4’5 millones de parados ( un 20%) solo superado por Letonia ( un 22%); Este Ejecutivo ha batido el record de deuda emitida con 224.000 millones (613 millones/día); las necesidades financieras del Estado, excluyendo amortizaciones por vencimientos, rondarían los 86.500 millones de euros, un 68% más que en el 2008; el déficit público se sitúa en los 71.524 millones de euros ( el 7% del PIB) frente a los 13.967 del año anterior; en términos de Caja (ingresos y gastos que efectivamente se han realizado) el Estado alcanzó un déficit de 68.508 millones de euros, frente a los 11.038 registrados entre enero y noviembre del 2008. Puede que el señor ZP tuviera que dar explicaciones de dónde ve los signos de recuperación, a no ser que considere que la recuperación de las ventas de coches, a causa de las ayudas del Estado, sea un signo fiable. Deberemos ver cuando, en seis meses, se agoten las asignaciones y el IVA aumente dos puntos, lo que va a suceder con esta mejoría tan jaleada por el Gobierno.

Pero ZP dice, sin inmutarse, que él tiene planes para Europa. Otro de sus inventos: la “Estrategia 2020”. ¿Espera que su mandato llegue a tan lejos? O ¿piensa que, tanto Merkel, como Sarkozy o el mismo Berlusconi, han estado esperando a que llegue el último mono de la cola para enseñarles cómo se ha de gobernar Europa? Si sólo hace dos días que se reunió con Solbes, F.González y J.Delors para que le aconsejasen y, las imágenes que dio la TV, ya fueron lo bastante explícitas para que nos diéramos cuenta de que navegaba en un mar de despiste e ignorancia, mientras sus asesores charlaban entre ellos; y ahora resulta que ya tiene planes para salvar a Europa. No ha sabido aplicar un plan racional para sacar a España de sus problemas y ahora pretende hacernos creer que sabe como sacar a toda Europa de la recesión. Patético, señores, patético y una vergüenza para todos los españoles, que nos vemos representados por semejante sujeto. Lo peor del caso es que, seguramente, está convencido de que el señor Van Rompuy y la ministra de asuntos exteriores de la Comunidad, señora Ashton, se van a dejar manejar como monigotes, como ha sucedido con sus ministros el señor Solbes y la señora Salgado, en España. Es posible que nuestro Presidente siga creyendo que la Tierra pertenece al viento, pero puede que debiera fijarse en las declaraciones del señor Domingo Carvallo, ex ministro de economía argentino, en las que advierte de que “los españoles corren el riesgo de argentinizarse” (refiriéndose al famoso “corralito”) o la advertencia del señor K. Rogoff, del FMI, sobre el hecho de que los españoles nos deberemos enfrentar a unos impuestos mucho más altos.

Pero, sin duda, donde nuestro ZP riza el rizo, es cuando, con toda solemnidad y sin que se le escape la risa, afirma con rotundidad que las naciones europeas deberán someterse a un plan de 10 años, en el que se buscará “el crecimiento y la competitividad” (será en España porque, fuera, ya lo están haciendo); añadiendo que se deberían aplicar “medidas correctivas para los que no cumplan”. O sea, que el asno le llama orejudo al cerdo. Es como si el reo le quisiera enseñar al verdugo como debe aplicarle el golpe de hacha a su cuello. Por lo visto, ZP no se ha enterado de que los otros países, salvo algunas pocas excepciones (entre las que estamos los españoles), ya han hecho sus deberes y empiezan a recoger el fruto de sus planes de recuperación. La que, sin duda, va a ser la primera en ser sancionada, va a ser España, si es que continuamos con la actual política de subvenciones y nos emperramos en no hacer las reformas, entre ellas la laboral. Sin duda es la que se encuentra en condiciones más precarias, y, si como piensa, el señor ZP, no viene algún buen samaritano a ayudarnos a salir del hoyo las perspectivas no son halagüeñas. El BCE ya nos ha advertido de que no va a tener en cuenta nuestra situación interna cuando decida aumentar los intereses de la deuda. No se enfade, señor ZP, pero no nos fiamos un ardite de su éxito en la presidencia de la UE.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris