Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Rajoy, clarificador

Pascual Mogica
Pascual Mogica
jueves, 14 de enero de 2010, 12:23 h (CET)
Con el cambio de año se ha producido en Rajoy un cambio radical en su forma de actuar y de manifestarse ante los ciudadanos. En pocas palabras: Por lo visto quiere ser claro y no engañar a nadie.

Una de sus primeras aclaraciones tiene que ver con la reforma laboral, esa reforma que tan en secreto se lleva desde la patronal y del PP, no así en lo que concierne al Gobierno que ha sido muy claro y muy rotundo a la hora de dejar bien sentado que no aceptará ninguna rebaja que pueda perjudicar a los trabajadores. Yendo al meollo de la cuestión, Rajoy ha dicho que “aboga por una reforma laboral que evite diferencias en la indemnización por despido”. Explicó sus palabras diciendo que hay unos españoles que cobran por despido una indemnización de 45 días por año trabajado, mientras que otros, el 30% de la fuerza laboral, de acuerdo con sus cifras, cobra cero días. Rajoy se ha mostrado favorable a la creación de un nuevo modelo de contrato, dejando entrever, mostró la “patita”, que la indemnización por despido improcedente sería más baja que la de 45 días por año trabajado en los contratos indefinidos, pero superior a la de los temporales que es de ocho días. O sea que no se abarata el despido improcedente lo que se rebajan son los días por año trabajado. O lo que es lo mismo, en vez de darte por saco te dan morcilla. No se va hacía lo más alto sino a lo más bajo. Esto solo tiene una explicación y es que no se puede hacer “rico” a un trabajador pagándole un “opíparo” despido que le va a permitir estar sin trabajar, no por nada sino porque no quiere buscar trabajo pues sabido es que en los tiempos actuales lo más fácil es encontrar un trabajo. Los multimillonarios despidos no contribuyen a que el “agraciado” se sienta estimulado para seguir trabajando, aunque, justo es reconocerlo, ha habido, hay y habrá despedidos con indemnizaciones millonarias que se meten en el mundo “laboral” de la política lo que supone tener que realizar un duro y agotador trabajo. Sentado horas y horas en un sillón sin dar golpe, y más si tiene las hemorroides de “movida”, debe ser mortal. Ejemplos de ello los tenemos y además muy recientes.

Hace bien Rajoy en recortar las indemnizaciones. El poseer mucho dinero no ocasiona más que adquirir malos vicios. De todos modos hay que agradecerle su sinceridad, pues si el llega a la presidencia del Gobierno, cosa que dudo y mucho, ya saben los trabajadores a qué atenerse. Los trabajadores y los pensionistas. Aquí no se va a escapar nadie.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris