Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Un Gobierno de las Multinacionales

Ángel Ruiz Cediel
Ángel Ruiz Cediel
@angelruizcediel
miércoles, 13 de enero de 2010, 15:41 h (CET)
La diligencia que muestra el Gobierno para atacar los urgentísimos problemas que afectan a las multinacionales, caducas o no, como ésas de la música parrandera que es la fuente principal de ingresos de la pérfida y truculenta SGAE, choca como un tren sin frenos contra la desidia que ostenta sin pudor en la gestión de los problemas que verdaderamente afectan a la ciudadanía, tales como la Justicia –un juicio puede tardar años y años en salir-, la Seguridad Social –le pueden llamar a un paciente para ser intervenido de urgencia cuando ya ha sido enterrado-, o la simple puesta en marcha de una actividad económica por parte de un particular que puede hacer sombra a los intereses de las multinacionales.

Llama mucho la atención que se difundan pánicos injustificados sobre pandemias inexistentes –y más que probablemente inducidas por quienes tienen el remedio-, de las que sólo y nada más se benefician ciertas y muy definidas multinacionales farmacéuticas, que usen como ariete a glorias caducas de la canción dominguera –nunca fueron otra cosa que mediocres trovadores-, como lo son los cejilleros, para obtener ventajas de toda índole para las multinacionales del chunda-chunda, que injustificadamente se disparen las alarmas de la sociedad para prevenir terrorismos islámicos o domésticos que facultan la adquisición de ingentes cantidades de armas a las multinacionales armamentísticas y aparatos electrónicos o satelitales a las otras multinacionales del control social y de los nuevos intereses de un mundo que deriva en la propiedad de unos pocos, o aún que se promueva y subvencione la implantación de una agricultura transgénica que mundialmente está cayendo del lado de cuatro o cinco empresas multinacionales, si es que no se defienden, como muchos sostienen, no un interés social que ocasionalmente pueda ser abortista que redunde en no queda claro qué clase de libertades, sino los intereses una multinacional de la muerte encarnada en las cadenas de clínicas al servicio del matarile.

Los intereses ciudadanos de los españoles, a tenor de la deriva legislativa gubernamental, parecen sometidos y subyugados a los prioritarios intereses de las multinacionales, acaso embrión del Nuevo Orden que desde comisiones y grupos G se está implantando a marchas forzadas desde lo más siniestro de las logias. El ciudadano y los derechos civiles están supeditados, según los hechos confiesan, a los otros intereses espurios, y todo eso de cejilleros que reclaman injustos derechos de autor o SGAEs filantrópicas que velan por supuestas legalidades que protejan a los autores, no son sino coartadas para perpetrar el latrocinio, como lo demuestra el hecho de que González-Sinde sea una loba ministra –por ser parte interesada- a la que han puesto a cuidar de las ovejas paganini.

La realidad socialista se descuartiza entre sus actos y sus postulados. Es cierto que su verbo es sindicalista y que defiende esos encomiables principios masones de libertades igualitarias (sólo de boquilla), pero no conviene olvidar que han sido ellos y sólo ellos los que han traído a nuestros ámbitos el recorte atroz de libertades que padecemos, los que instauraron un sindicalismo de lobo con piel de oveja que ignoraba los derechos de los trabajadores, los que implantaron sin protestas las carnicerías laborales de las ETT, los que instauraron “coyunturalmente” los contratos basura que convierten a los asalariados en esclavos sin derechos, los que limitan la libertad ciudadana con cada uno de sus decretos y leyes coercitivas, los que han segregado a la parte masculina de la población, los que han ninguneado la autoridad de los padres, los que han legislado a favor de la muerte de los inocentes y a favor de la vida de los criminales, los que han establecido inter nos la corrupción que nos domina y los que con sus inacciones culpables permiten la degradación moral social, tal y como hemos podido comprobar en estas mismas navidades, en que en horario infantil ponían en antena dibujos animados poco menos que pornográficos –“Eh, chata: ¿follamos?”, recuerden el episodio memorable de Padre Made in USA emitido a las 15:30 horas-, y en las noches, acabando allá para la una o las dos de la mañana, películas infantiles tipo Ratatouille, o filmes por el estilo. Quienes temían que Educación para la Ciudadanía era una forma de corrupción global de los valores de la infancia, aquí tienen la prueba del nueve, la definitiva.

No es error nada de esto, sino un plan perfectamente esquematizado. Los de la ceja son voluntades compradas para, a cambio de un estipendio, perpetrar un atraco a las libertades de todos; lo de los derechos del aborto, una excusa para beneficiar la industria abortista; lo de la “coyuntura” de los contratos eventuales, una maniobra de ninguneo de la masa laboral; lo de los sindicatos que se adoran y lucran a sí mismos, diezmar la unidad de los trabajadores para que puedan ser sometidos sin conflicto; lo de la segregación de género, el siempre conveniente fraccionamiento y división de la sociedad para manejarla a su antojo y poder manipularla; y, en fin, cada una de sus alarmas infundadas, sus crisis irreales y el terrorismo inocuo con que nos asustan, la forma de fragmentar la sociedad para que pase mejor por el tamiz de los intereses de las multinacionales, al tiempo que someten a la plebe al asegurar con sus voceros que no hay mejor seguro de supervivencia que renunciar a la libertad y vivir en la cuadra, al resguardo de las multinacionales. Así la cosa, nada mejor que les voten la CBS, la Bayer, la Looked o la Fraternidad Cósmica de los Iluminatti, que seguro que ya lo hacen. Que lo hagan quienes creen en la libertad, no deja de ser cosa de risa.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris