Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Maltrato de los niños

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
miércoles, 13 de enero de 2010, 13:36 h (CET)
La Convención de los Derechos de los Niños de Naciones Unidas, en el artículo 19 juzga el maltrato infantil al aseverar que “toda violencia, perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotación, mientras el niño se encuentre bajo la custodia de sus padres, de su tutor o cualquiera otra persona que lo tenga a su cargo”.

Al mismo tiempo, la investigación elaborada por Body Shop, sobre el impacto de la violencia en el niño, concluyó que “el hijo que está expuesto a la violencia en el hogar sufre un estrés emocional que puede dañar su desarrollo cognitivo, físico y sensible”.

Por otra parte, las secuelas de la violencia infantil están estrechamente atañidas con un dilatado abanico de conductas de riesgo, como el consumo de drogas y de bebidas etílicas. Así lo ha anunciado La Organización Mundial de la Salud (OMS). Este tipo de terror durante la niñez suscita cerca del 6% de los casos de neurosis y de la dependencia de los alcaloides y de las bebidas alcohólicas. Asimismo es el culpable del 8% de las tentativas de suicidio, del 10% de las crisis de pánico y del 27% de los desarreglos de estrés postraumático.

También, el análisis global sobre la violencia infantil de la ONU, afirma que anualmente 275 millones de críos son testigos de trances violentos en el seno de su parentela, 126 millones trajinan en actividades de riesgo y 140 millones de chiquillas han padecido alguna clase de amputación genital.

En Pekín, el terruño mas habitado del mundo, uno de cada dos progenitores maltrata a sus oriundos, según el Departamento Infantil de la Federación de Mujeres de Cantón.

Debates violentos, chillidos y azotes. No es posible ser un vástago feliz en aquello que atañería ser un placentero hogar, lo que avista el niño es pánico. Es lo que pasan cada día los benjamines de las víctimas de la violencia doméstica. La zozobra es tan potente que los chiquillos localizan la evasión en el suicidio. Asimismo son alarmantes las alteraciones de sueño y la nutrición, la tristeza, el fracaso estudiantil.

“Hay un solo niño bello en el mundo y cada madre lo tiene”.

Noticias relacionadas

La Nueva Ruta de la Seda

Pedro García, Lleida

Victimismo injustificado

Rosa Álvarez, Tarragona

No es cuestión de postureo

José María Martínez, Madrid

Lazos buenos

Jesús Martínez Madrid, Girona

Decir adiós

Venancio Rodríguez Sanz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris