Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Profesiones (y II)

Ángel Morillo Triviño
Redacción
miércoles, 13 de enero de 2010, 13:14 h (CET)
Del otro Ex presidente nacional, sin necesidad de leer mucho y rebuscar en los archivos, se podría escribir, no sólo un escrito sino un vademécum con sus “mesuras”. Pero, servidor, para no cansar excesivamente a quienes tengan la gentileza de leerme, referirá también junto a él, en este escrito de continuación, los “decoros” del otro “As” de la profesión de político que nos queda, el de Extremadura.

No sin antes sincerarme y admitir que durante casi 20 años –una parte importante de mi vida- apoyé de manera incondicional la actuación y la política de ambos. Y así, ignorante del imperdonable error que estaba cometiendo -no me lo perdonaré nunca-, llegué a no aceptar el consejo de quienes conocían de sobra a éstos y a tantos y tantos “dechados”.

¿Por qué guapeza de este Ex Presidente nacional, antecesor del señalado en el escrito anterior, empezar? Bueno…, pues, como uno se siente mayor pero joven, lo haré diciendo que uno de sus primeros pasos, “el plan de empleo juvenil”, originó los contratos “basura”, llamados así por su baja remuneración y porque su extinción no daba derecho a prestaciones sociales. Acto seguido legalizó las empresas de trabajo temporal (ETT) y con ellas el empleo precario, sin olvidársele el recorte de las prestaciones por desempleo y el famoso “medicamentazo”. Como consecuencia de esta política sufrió la primera huelga general de la “democracia”. La segunda, la de 1994 con Griñán de Ministro, tuvo casi los mismos motivos: El abaratamiento del despido, el fomento de los contratos con bajo salario para los jóvenes, el aumento de la movilidad geográfica y el recorte de algunas prestaciones por desempleo. ¡Andando! Un Socialista con la boca llena de OBRERO todo el día y estableciendo reformas laborales para favorecer a la patronal.

Durante sus gobiernos se institucionalizó la corrupción y asistimos a los casos Filesa, Ibercop, BOE, Roldán, Fondos Reservados, Rumasa, Banesto, Miermano, Galindo, Vera, Corcuera, Barrionuevo, Mister X, Juan Guerra, Aida Alvarez y otros muchos más. Pero con mucho, lo de los GAL, el terrorismo de Estado, y dentro de éstos el caso de Lasa y Zabala son la culminación de esas tristes fechorías que se saldaron con 23 asesinatos, incluyendo a víctimas sin relación con el terrorismo. La similitud con el Régimen anterior quedó patente. Durante 14 años la “democracia” fue un compendio de corrupción y crimen de Estado que en muchos aspectos superó los 40 años del régimen que la precedió. Se sentaron las bases para que esta “democracia” ya no convenza a casi nadie y la mayoría de españoles tenga asumido que vivimos una, quizás, blanda dictadura o un régimen “moderno” de liberticidas que se turnan.

Cuando se fue, “voluntariamente”, nos dejó 3,5 millones de desempleados, el 5,5% del déficit público y una deuda de ¡60 billones de pesetas! (360.000 millones de euros). Y lo peor que le puede pasar al mundo del trabajo (al mundo de los OBREROS, al de los suyos), la “compra” encubierta con ayudas y cursos de formación de los dos sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO, que se han convertido –como dice Ángel Ruíz Cediel- en “sindicatos verticales de funcionarios” en los que sólo funcionan, y no muy bien, sus servicios jurídicos; habiendo pasado el resto de sus funciones –las principales- a formar parte de la ignominia gubernamental.

Como una de sus últimas “liberalidades”, rechazó el título nobiliario que le ofreció El Rey por razones de coherencia personal y política, basadas en su condición de líder de un partido socialista y obrero. Un acto lleno del mayor cinismo, puesto que nunca actuó como socialista y mucho menos para favorecer al obrero.

Vamos, para terminar, con el tercer “As” de la profesión, el de la región “más próspera, de mayor desarrollo industrial, mejor educada, más culta, con mayor futuro medioambiental, de la mejor sanidad pública, del mayor número porcentual de funcionarios para un mejor servicio a la sociedad, de los mejores servicios sociales, de los índices más bajos de desempleo (¿la mayoría de la gente trabaja en la economía sumergida?), donde más crece el PIB, donde se pagan los más altos salarios y las más altas pensiones, donde menos gana y donde menos subvenciones recibe el empresariado (todo va para los trabajadores), donde la clase política se cuida de tener un solo sueldo y muy bajo (como el de los funcionarios más desfavorecidos), donde menos cargos públicos y Asesores y personal de libre designación hay, donde menos sindicalistas liberados pululan, donde no se ha vuelto a crear un organismo público desde el principio de la “democracia” para ahorrar costos superfluos, donde mejores carreteras y más autovías junto a una maravillosa red ferroviaria hay, con varios aeropuertos (todos internacionales), sin apenas pobres relativos y mucho menos pobres extremos, con toda la gente dependiente recibiendo el cuidado necesario y todos los ancianos recogidos en residencias de mayores, con innumerables guarderías repartidas por toda la región, con una Universidad pública en los primeros puestos del ranking donde se puede hacer cualquier carrera y a un precio irrisorio (dos asignaturas pueden costar fácilmente sólo 600 €), donde…” ¿para qué seguir? Todo es perfecto. Es el edén del País.

El “As” extremeño, casi 24 años en el poder y artífice de todos los logros reseñados anteriormente, se hizo famoso en toda España por sus continuos exabruptos, como por ejemplo el de “que se metan el indulto donde les quepa al ministro de Justicia y al Gobierno” en el caso de Rafael Vera.

Llegó avalado por su defensa del medio ambiente y se fue con sus grandiosos proyectos contaminantes dirigidos por el tío de Francisco Fuentes y padrino de su hija, el todopoderoso Gallardo, que acumula un patrimonio de más de 2.500 millones de Euros logrados durante su mandato.

Empezó como adalid de la “democracia” y se ha ido con su cara más rancia, la del totalitarismo (sí, como esa derecha carca a la que él tanto critica), la de las purgas en la prensa, la de la falta de libertad, la del que ha provocado más enfrentamientos entre ciudades, solo por intereses espurios, y porque en ellas no mandaba. Así, se callan periódicos con publicidad, se otorgan emisoras de radio sólo a los afines, se enriquecen los amigotes inflando de millones sus empresas y dejando que se pudran otras, se hartan de crear comisiones, grupos de trabajo, jornadas, seminarios, congresos, reuniones, y demás, pero lo que es puestos de trabajo… Y al que levanta la voz en la Universidad se le apaga el micrófono.

Por cierto que en esa Universidad ha “impartido” clase durante un año y medio, jubilándose a los 61 años…para dar paso a los más jóvenes, claro. Se supone que esta “pequeña jubilación” no es otra cosa que un compendio de la que, merced al Estatuto del Presidente, recibe de los impuestos de todos los extremeños: casa, coche oficial con chofer, cuatro empleados y un sueldazo. Privilegios propios de un dios, porque en Extremadura, dijo alguien, se sostiene que nacen los dioses.

Sin duda la profesión de las profesiones, la profesión de la libertad por antonomasia, la de periodista y escritor (cuando el que la profesa se vende), no alcanza ni con mucho la “hidalguía” de la de político.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris