Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La buena noticia   Política   -   Sección:   Opinión

El abrazo de Genovés

En nuestro inteligente y desarrollado país los políticos demuestran su egoísmo partidista
Manuel Montes Cleries
domingo, 9 de octubre de 2016, 10:59 h (CET)
“Os informamos del balance de la atención, este mediodía en el puerto de Málaga, de 56 personas de origen subsahariano (44 hombres -tres menores- y 12 mujeres -una menor-) rescatadas de patera por Salvamento Marítimo. Balance: tres traslados al hospital”. (Nota de prensa de la Cruz Roja malagueña).

Acabo de recibir esta noticia. Un servicio más prestado a esas criaturas que esperan encontrar en Europa la posibilidad de salir del hambre y la miseria que les persigue en sus tierras de origen. Por otro lado, las noticias hablan de más de 10.000 náufragos recogidos en los últimos días a lo largo y ancho del mediterráneo. El asentamiento posterior de todos estos refugiados es lo que me preocupa. Los nuevos guetos. Por fin en Málaga ya tenemos esta semana una treintena de sirios acogidos en la zona de Antequera.

Al mismo tiempo en nuestro inteligente y desarrollado país los políticos, de una y otra parte, demuestran su egoísmo partidista y su escasa preocupación por el bien de los ciudadanos. Como siempre, se pide el esfuerzo a las empresas y los trabajadores, mientras se pierde el tiempo entre distinguir entre churras y merinas, líneas rojas o negras y discursos grandilocuentes vacíos de verdad y de contenido.

Mi buena noticia de hoy me la ha inspirado el cuadro de Juan Genovés que, para vergüenza de sus habitantes, preside una de las paredes del Congreso de los Diputados hispano. Parece ser que esta pintura de 1976, también conocida por “Amnistía” fue realizada por su autor como un homenaje al encuentro de las personas por encima de sus ideas. Un abrazo pictórico que no se hace realidad entre los “dignos ocupantes” de dicho hemiciclo.

Que maravilloso sería que se pusieran en valor los distintos programas políticos y las promesas con las que nos regalan los oídos desde los púlpitos televisivos, a los que aun confiamos en que la paz y la concordia sea posible entre todos las personas del mundo.

Menos mal que aun podemos ver como esos esforzados miembros de salvamento marítimo y de la Cruz Roja acogen con un abrazo a esos hermanos nuestros que no tienen la suerte, el color o el calor con que disfrutamos muchos de nosotros. Y aun nos quejamos. Tenemos lo que nos merecemos.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris