Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El Rey ante la nueva ley de aborto

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
miércoles, 13 de enero de 2010, 13:01 h (CET)
El Congreso de los Diputados ha aprobado con 184 votos a favor y 158 en contra, el proyecto de Ley de aborto (17-12-2010). ¿Qué hará el Rey? Muchos españoles le han escrito para que no refrende la conversión de un delito contra la vida humana, en un derecho. Supongo que se verá en una tesitura. Yo recuerdo que el Rey Balduino de Bélgica, al que probablemente veremos en los altares, abdicó de la corona para no firmar el despropósito que supone una ley de aborto.

Era consciente de lo que el aborto significa y escuchó la voz de su propia conciencia, que antepuso a sus propios intereses monárquicos. En el siglo XVI, también el inglés Sir Tomás Moro (hoy Santo Tomás Moro), prefirió perder todos sus bienes y su puesto de Primer Ministro, a rubricar una ley de Enrique VIII que, en su fuero interno, juzgó injusta. Las personas coherentes consigo mismas, han de demostrar el coraje de la nobleza que las caracteriza, manteniéndose lejos de la vulgaridad, estando dispuestas a los más grandes sacrificios antes que degradarse por ir contra la dignidad humana y mancillarse con sangre inocente. Esta ley de aborto va tan lejos, que incluso destruye el baluarte de la libertad de conciencia del personal sanitario y la libertad de cátedra. Si el Rey llegara a refrendarla, su figura disminuiría de tamaño en tantísimos españoles contrarios a la conversión del holocausto de inocentes, existente de hecho en España, en un derecho.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris