Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Suicidio juvenil

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
miércoles, 13 de enero de 2010, 12:59 h (CET)
La investigación del Centro Médico Erasmus de Rotterdam (Holanda) y difundido por “British Medical Journal” ha revelado un mecanismo a través del cual se ha descubierto que los comportamientos emocionales incontrolados; zozobra y abatimiento, llevan al derroche de narcóticos, tras evaluar a casi 2.000 adolescentes. El mismo estudio asevera que el consumo de drogas podría dar lugar a una crecida de los síntomas depresivos entre los adolescentes.

Por otra parte, en Estados Unidos se ha localizado una polémica sobre la dilapidación de los fármacos antidepresivos entre los adolescentes. Algunos eruditos han asociado el consumo de drogas con inclinaciones suicidas entre los jóvenes.

Asimismo, los trances psiquiátricos en la población adolescente son una desazón creciente ya que la mocedad es una etapa de especial conflictividad psicológica. Se suele mostrar con un estado de ánimo flemático, el desidia por las aficiones o relaciones sociales, alteraciones en los hábitos dietéticos, insomnio y un agotamiento constante.

Una vez descubierta la existencia de una crisis depresiva se debe acudir a la ayuda de un facultativo. Hay que tener en cuenta que la adolescencia es un momento de mutaciones leves pero frecuentes. Por todo ello es importante cultivar un cauce de comunicación y saber advertir los cambios en el comportamiento que pueden suponer un trastorno psicológico como indolencia o comportamientos vehementes.

Un estilo de vida errático y enredado supone un deterioro físico que favorece la aparición de realidades patológicas que llevan al derroche atropellado de estupefacientes. El abuso de los narcóticos puede llevar al suicidio.

La droga cuanto más se consume, con más imperiosidad se necesita. El vendedor ofrece al joven incauto que le “llevará al paraíso”, pero se calla que el precio que deberá pagar no es sólo los de euros que entrega, sino la propia autodestrucción, el deterioro físico y psíquico que transformará el paraíso de unos instantes en un prolongado e insoportable infierno.

Es importante insistir en que el suicidio es un acto morboso, decadente y cobarde.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris