Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Algunos de los cambios litúrgicos de Benedicto XVI

María Victoria Camino (Madrid)
Redacción
martes, 12 de enero de 2010, 10:20 h (CET)
He visto a unos poquitos comulgar de rodillas, y me ha admirado su hondo respeto y amor a la Eucaristía. Los hay que se han visto incomprendidos e incluso les han negado, a algunos, la comunión de esa manera. ¿Se debe comulgar de pie o de rodillas? Según la Instrucción “Redemptionis Sacramentum, publicada por la Santa Sede el 25 de marzo de 2004, “ningún sacerdote puede negarles el derecho a recibir la Sagrada Hostia en la boca o de rodillas”. Sin embargo, se dificulta también por el hecho de haber retirado los reclinatorios.

El sacerdote Mauro Gagliardi, consultor de la Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice, ha hablado de cambios en la liturgia inspirados por el Santo Padre, experto en liturgia; entre otros, el dar al comunión sólo en la boca y de rodillas. ¿No lo hemos observado en las misas de Benedicto XVI? Ni el Vaticano II ni Pablo VI cambiaron las normas de la comunión. Sin embargo, la comunión de pie y en la boca se ha generalizado. De la comunión en la mano habló un Obispo santo del siglo III, para que se recibiera con el debido respeto; pero esa forma cayó en desuso, quizá por el creciente aprecio a la eucaristía o porque se dieran abusos.

Dice Monseñor Mauro que “si el Santo Padre ha decidido dar la comunión de rodillas, pienso que considera esta manera más adecuada para expresar el sentido de adoración que debemos siempre cultivar ante el don de la Eucaristía, una ayuda para considerar atentamente quién es Aquel al que se va a recibir en la santísima Eucaristía” y que, “por otra parte, en la Sacramentum Caritatis, citando a san Agustín, el Santo Padre había recordado que al recibir el Pan eucarístico debemos adorarlo, porque pecaríamos recibiéndolo sin adoración” . “Si el mismo sacerdote se arrodilla ante la Hostia- continúa diciendo- , ¿por qué no ayudar a los fieles a cultivar el sentido de adoración propiamente a través de ese gesto?”.

“En lo referente, en cambio, a recibir la Comunión en la mano, se recuerda que esto es hoy posible en muchos lugares (posible, no obligatorio), pero que sigue siendo una concesión, una derogación a la norma ordinaria que afirma que la Comunión se recibe sólo en la lengua. Esta concesión se les ha hecho a las Conferencias Episcopales que la han pedido y no es la Santa Sede quien la sugiere o promueve”. “Me parece que lo que se está intentando hacer es conjugar con sabiduría lo antiguo y lo nuevo, actuar en el espíritu y en la letra, en la medida de lo posible, según las indicaciones del Vaticano II y hacerlo de manera que las celebraciones pontificias sean ejemplares bajo todos los aspectos”. Termina Gagliardi diciendo que “a menudo las novedades son explicadas, pues se intenta hacer entender el motivo profundo de estos cambios, que es siempre un motivo histórico, teológico y litúrgico y no puramente estético, y menos ideológico”.

Noticias relacionadas

La radio

Hoy es el día de los enamorados y ayer fue el día de la radio

Singularidad reformista

​Desde Cataluña a Venezuela, pasando por...; pretenden reducirnos a simplismos homogéneos. Precisamos de revulsivos plurales

​Los independentistas y sus violencias

Una parte no puede levantarse contra el todo de una nación

Runrún electoral, Falcon y Pedro Sánchez

"Sin PGE, Sánchez no se come la sentencia de El Procés. Disuelve"

Keep Calm, Sánchez

La carta que el presidente esconde bajo la manga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris