Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Casi España

Ángel Ruiz Cediel
Ángel Ruiz Cediel
@angelruizcediel
martes, 12 de enero de 2010, 09:45 h (CET)
Que no, señores árabes en general, afganos todos, iraníes hermanos, serbios amigos, libaneses queridos, estimados palestinos, ciudadanos partidarios de la libertad, ecologistas, libérrimos internautas, gentes de bien y con la cabeza en su sitio para otra cosa que berrear vivas al atavismo socialistero, ciudadanos honrados del ámbito mundo…, que no se refieren a mí cuando los lamentables poderes que nos duelen en España nombran a España como si fuera todo armónico y unísono. No; no me incluyen cuando dicen que hay que estar en Afganistán haciendo la guerra a esos inocentes que no nos han hecho ningún daño, ni me incluyen cuando apoyan a Mabus Obama en lo de Guantánamo, cuando se les llena la boca con lo de las tropas de la paz para que los albanokosovares tiren libremente al serbio o cuando se dedican a prohibir, limitar o coartar en el nombre del interés de España. ¡Por el interés de España todos ellos debieran nacionalizarse marcianos, y no lo hacen! Una de dos: o es que no soy parte de España, o es que mienten como bellacos, porque si soy parte de España, debieran decir en justedad “casi España”. Además, seguro que en todo esto no soy el único que se excluye. Es más, creo que son muy poquitos los que se incluyen, los que están dispuestos a irse a Irán a pegar tiros y a tirar bombas atómicas a los persas, a matar civiles en Afganistán mientras se enmascaran las atrocidades bajo el cruel eufemismo de matar terroristas, a proteger a los usurpadores albanokosovares mientras marginan o asesinan serbios, a resguardar los intereses hebreos en el Líbano, a practicar abortos a quien lo desee o a encararse personalmente con aquel que fume en cualquier lugar público. Dudo, dudo mucho que resistiera un timorato tres o cuatro por ciento una votación a mano alzada sobre estos asuntos.

En fin, que no; que no es España, sino, como mucho, una “casi España”, o, con exactitud, “una miguita de España”. Creeré en las invasiones de países hermanos cuando vaya Mabus Obama en persona a pegar tiros como un soldado más, o cuando lo haga Su Majestad o Zapatero; creeré que se puede prohibir fumar cuando se pueda, por la misma regla de tres, prohibir que algunos miembros del gobierno tengan el careto que tienen, que también incomoda mucho eso por ser un atentado al buen gusto, la estética, la armonía del número áureo y la propia imagen de España, que ésa sí que sale mal parada sólo con que les vean como representantes de España, y todo ello sin meternos con sus modas, que con asesores de imagen como los que tienen, para qué quieren PPs.

En fin, que no, que no va conmigo, que no sé si va con los demás, pero que yo me excluyo. Los sabios ésos del asesor comité de la risa lo serán para quien sean, que tal vez sean únicamente para los de las logias y los delantales, pero que para mí, por lo menos, son los que han producido los contratos basura, la institucionalización de la corrupción, el mangoneo generalizado que hace doler España, los creadores del desempleo y los soplavientos del Mabus ése de Obama. Que no, que no van conmigo sus arengas globalizadoras mundialeras ni sus obsesiones coercitivas, ni van conmigo sus simplezas de economías sostenibles a costa de millones de desempleados, ni va conmigo su repugnante y truculentamente tramposa SGAE, ni los de la cejilla, ni los abortos libres, ni las leyes de no fumar, ni el mangoneo de meterse en mi casa a legislar qué o qué no puedo hacer con mis hijos o cómo les educo, ni eso de adoctrinar en lo antinatural a los niños con sus repulsivas asignaturas de Educación para la Ciudadanía. Es más, fumo como una locomotora porque lo prohíben –algo bueno ha de tener si lo prohíbe el PSOE-, nunca me bajé música pero ya lo hago, me declaro simpatizante de los árabes, solidario con los serbios, partidario de los palestinos y contrario a los imperiales del exabrupto pacifiquero que predica con la guerra y de los que manipulan el terrorismo para trucar leyes restrictivas que hurtan libertad a manos llenas.

Si lo dice mi Rey, sus motivos tendrá, pero no me encuadra, lo mismo que si lo dice el fenómeno cósmico de mi Presidente o Rita la Cantaora: que no, que no va conmigo. Allá muevan feroces guerras ciegos reyes, en fin, que yo tengo aquí por mío cuanto abarca mi señorío, que es mi patria y mi libertad, como diría Espronceda. Aunque fuera el único rebelde de España, igual me sostendría en mis trece, le pesara a quien le pesara. Sea, pues y por ahora, “casi España”, la que se suma a restar libertades y a gobernar para las multinacionales de la música parrandera, los laboratorios farmacéuticos que inoculan pandemias, o esas armamentistas del genocidio o las otras del crudo del amo Mabus Obama. “Casi España”, sí, porque falta al menos uno: yo. Recuérdenlo cuando escuchen que “España” o “los españoles” lo que sea, porque si lo empuña el PSOE o Zapatero o sus colegas del Gobierno, es sencillamente imposible que sea España porque no estoy de su lado, ni cerca siquiera. Por pura logia las cosas son obligatoriamente como son, pero me excluyo del damero y me dibujo a compás un círculo protector que me proteja de la lucce-ferre imperial porque me escuadra con la plomada. Así está la cosa.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris