Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

El cura suma derrotas, escándalos y denuncias

Luis Agüero Wagner
Redacción
martes, 12 de enero de 2010, 09:40 h (CET)
Se atribuye a Thomas Jefferson la frase de que nadie abandona el cargo de presidente con el mismo prestigio y respeto que le llevó ahí, y el cura Fernando Lugo no será una excepción en esa regla.

Lugo no sólo dedica su tiempo a la propaganda de prestigio vacío, también arremete contra la institucionalidad del país sin despojarse de su revestimiento de bochornos.

Un nuevo escándalo recorre el espectro político, con las denuncias del negociado de las carnes en los centros penitenciarios.

La senadora Ana María Mendoza de Acha (PPQ) dijo ayer que se encuentra investigando denuncias de que en el penal de Tacumbú los internos serían alimentados con carne de perro y que se lucra con el presupuesto destinado a la alimentación de la población.

El hecho constituye una nueva muestra de desprecio hacia la dignidad humana inherente a todos los actos del gobierno luguista.

Previamente, el cura Fernando Lugo realizó un arreglo económico para acabar con las denuncias de una de las mujeres que lo acusaba de violador. Ahora surge el escándalo denominado "carne de perro", que acusa al gobierno de alimentar al estilo coreano a los detenidos.

Las noticias también hablan de adquisiciones de edificios sin licitación pública, aprovechamiento de las consignas de “reforma agraria” para sobrefacturar tierras a ser adquiridas por el estado, y escandaloso nepotismo.

Los principales acusados de acaparar cargos sin tener la preparación técnica necesaria para ejercerlos, son precisamente los familiares del cura Fernando Lugo y de su secretario, Miguel López Perito.

Tampoco faltan protestas por malversar dinero de las binacionales, tanto en Itaipú como en Yacyretá.

ROTUNDA DERROTA POLÍTICA
Una rotunda derrota en su pulseada ante el Parlamento encajó esta semana el cura con hijos Fernando Lugo.

El estrrepitoso fracaso en su intentona de convertir al impeachment (mal traducido como "juicio político") en un proceso judicializable, para salvar el pellejo ante la posibilidad de su inminente destitución, marca el principio del fin de las pretensiones arzobispales.

Lugo se jugó su última carta, y perdió. El camino a la destitución está definitivamente abierto.

El Fujimorazo Judicial del cura Fernando Lugo acabó, como no podía ser de otra manera, en un rotundo fracaso para el cura con hijos.

La Corte Suprema de Justicia de Paraguay anuló un polémico fallo que restituía en sus funciones a dos magistrados destituidos en 2003 a través de un juicio político y que generó una crisis institucional y el rechazo del Parlamento.

El pleno del máximo tribunal, que se había declarado en receso tras deliberar durante cinco horas, decretó el martes a la noche la anulación del fallo emitido por tres jueces de rango inferior que, incorporados a la Sala Constitucional del Supremo, determinaron el 30 de diciembre pasado la reposición en su cargo de los ex magistrados Bonifacio Ríos y Carlos Fernández Gadea.

Este episodio es una muestra más del desprecio profesado por el cura y su entorno hacia la institucionalidad democrática, a la que busca desesperadamente infligir daño a través de cualquier manera que esté a su alcance.

LUGO SIGUE CAYENDO EN ENCUESTAS
Pero a medida que su propaganda insiste en los supuestos “logros” de su gobierno, como llama a decretos inconsistentes y meras expresiones de deseos suspendidas fuera de la realidad como la “salud gratuita” (donde no funcionan ambulancias, no existen insumos, y donde no hay nada para ceder “gratuitamente”), su popularidad sigue decreciendo en todos los estamentos sociales.

Ahora también el empresariado va perdiendo su confianza en el cura, según PriceWaterhouse.

"La estimación del índice de confianza en el Gobierno por parte del sector empresarial disminuyó 8,6 puntos respecto a su medición anterior. La mayoría de los sectores exhibieron un retroceso en cuanto a la credibilidad en la administración actual, según un informe económico de la Pricewaterhouse" dice la información.

Anteriormente, una encuesta de Gallup mostró que Lugo había caído casi 60 puntos en popularidad durante su primer año, algo que lo hacía aparecer como el último de América en aprobación ciudadana.

Los guarismos que medían la popularidad del cura al llegar al poder, comparados con las cifras de hoy, solo confirman la sentencia de Víctor Hugo, cuando decía que la popularidad es la gloria en centavos.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris