Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Un astro republicano en un estado demócrata

Kathleen Parker
Kathleen Parker
martes, 12 de enero de 2010, 09:36 h (CET)
Las elecciones extraordinarias del 19 de enero por ocupar el escaño en el Senado estadounidense de Ted Kennedy están empezando a parecerse a las presidenciales de 2008, cuando la "inevitable" Hillary Clinton fue superada por un fenómeno sorprendente llamado Barack Obama.

Sólo que esta vez el prodigio de la derecha supera a una mujer de izquierdas con exceso de confianza.

La opinión generalizada en Massachusetts sostenía desde hace mucho tiempo que la Fiscal General Martha Coakley ocuparía sin obstáculos el escaño de Kennedy como heredera natural, sin despeinarse. Se trata de una Demócrata de izquierdas en sintonía con la filosofía de Kennedy y dispuesta a votar en consecuencia.

Pero algo ha sucedido los dos últimos meses. El Senador estatal Scott Brown, un indigente relativo cuando se trata de gasto en política, ha recortado distancias sustancialmente. Mientras Coakley ha estado pasando el rato hasta llegado el momento, Brown ha estado en la calle, sosteniendo pancartas, repartiendo carteles y añadiendo 320.000 kilómetros a su camioneta.

En el último recuento los separan tan solo 9 puntos, en comparación con los 31 de noviembre. Según un iniciado del Partido Republicano, "ese intangible conocido como fortuna está de parte de Brown".

¿Quién diablos es Scott Brown? Comienza así: es un fulanito cualquiera con una licenciatura en derecho y 30 años en la Guardia Nacional. Teniente coronel del Cuerpo del Defensor del Soldado, también es triatleta y un padrazo que cubre a su ocupada esposa, la reportera televisiva de Boston Gail Huff. La pareja tiene dos hijas, una de las cuales, Ayla, quedó semifinalista en la edición de 2006 de Operación Triunfo y es una estrella del baloncesto con una beca de cuatro años en el Boston College. La otra, Arianna, está a punto de empezar medicina en la Syracuse.

Esta imagen familiar idílica tiene alguna mancha, en especial un desplegable del Cosmopolitan para el que Brown posó hace media vida intentando pagarse la matrícula universitaria. La foto, que oculta el paquete, puede provocar bostezos a familia y amigos, pero es el tipo de deliciosa mirada al pasado de un político que no puede ser ignorada. Además, probablemente no pueda hacerle daño, aunque es poco probable que una candidata pudiera restar importancia a un anuncio parecido con tanta facilidad.

(BEG ITAL)C'est la gender guerre.(END ITAL)

En cualquier caso, el paquete más atractivo de Brown se refiere a las cuestiones, sus posturas que no son tan fáciles de clasificar según líneas partidistas. Apoya el derecho de la mujer a abortar, por ejemplo, a pesar de que se opone al aborto a partir del sexto mes y a la financiación federal del aborto y cree en endurecer las leyes que obligan a informar a los padres. Se opone a los matrimonios homosexuales, pero cree que la decisión debería dejarse a los estados. No votaría a favor de revocar la Ley de Defensa del Matrimonio, pero no es partidario de una enmienda constitucional federal que declara el matrimonio unión entre un hombre y una mujer en exclusiva.

En materia fiscal, está a favor de bajar los impuestos, se opone a la expansión actual del gobierno y se opondría a una segunda ley de estímulo. Ha elogiado al Presidente Obama tanto en su decisión de aumentar los niveles de tropas en Afganistán como por la de tomarse su tiempo para tomar esa decisión. Criticó al presidente por ser "demasiado lento" al responder al terrorista de la ropa blanca y piensa que debería tratar como criminales de guerra a los terroristas, juzgándolos en tribunales militares.

En todas las cuestiones menos en el apoyo de Brown al aborto, Coakley puede ser situada en el extremo diametralmente opuesto. Lo que significa que, por comparación, Brown está mejor situado en una nación que se define como de mayoría conservadora. Una encuesta reciente Gallup concluye que a finales de 2009, el 40 por ciento de los estadounidenses se identifican como conservadores; los moderados representan el 36 por ciento y el 21 por ciento de los estadounidenses se identifica como de izquierdas.

Un observador político describe a Brown como "un JFK Republicano". Un anuncio de Brown, de hecho, muestra el discurso de Kennedy en 1962 en el que el entonces presidente pedía bajar los impuestos generales para crear empleo y estimular la economía. Los asesores de campaña de Brown al parecer se confiaron lo bastante con el mensaje como para arriesgarse a la refutación evidente de Lloyd Bentsen: "Yo conocía a Jack Kennedy... Usted no es Jack Kennedy".

Sea como fuere, Brown podría estar en sintonía con la suficiente cantidad de votantes, por no hablar de los contrarios a la política fiscal que tienen la costumbre de arrojar calderilla a los candidatos anti-bajadas, para alcanzar a su contrincante. A pesar de la ventaja de 9 puntos de Coakley, Brown tiene ventaja entre los cada vez más importantes independientes, que representan el 51 por ciento de los electores del estado. Entre los independientes, Brown gana por tres a uno.

Una victoria de Brown en uno de los estados más Demócratas del país sería tan sorprendente como la llegada de un senador joven negro a la presidencia en 2008. También será un referéndum sorprendente de la administración Obama. Un fenómeno, si lo prefiere.

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris