Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Literatura   -   Sección:  

Crnica de una cat strofe anunciada

Ana Pisonero
Redacción
viernes, 7 de enero de 2005, 03:59 h (CET)
'1936: Los mitos de la Guerra Civil' (Pennsula), constituye una l cida reflexin sobre el acontecimiento sociopol tico ms importante para Espa a en el siglo XX, una guerra que Miguel de Unamuno tachara de "incivil", que desol familias y hogares, y desencaden una feroz represi n. Supuso "un enorme cataclismo en el seno de la sociedad espaola con una cosecha m nima de 300.000 muertos (slo la mitad en operaciones b licas, el resto en vctimas de la represi n en retaguardia), otros 300.000 exiliados definitivos y ms de 270.000 prisioneros pol ticos en las crceles en el primer aniversario del final de la contienda", a la vez que gener una irreparable brecha en la reconstruccin de una naci n, cuyas heridas todava se palpan, en los recuerdos vigorosos de la memoria colectiva. Prueba de ello es la enorme afluencia de bibliograf a histrica que sigue produci ndose, desde los aos 60; ensayos explicativos, algunos de los cuales son citados brevemente en el libro, sobre la evoluci n de la contienda y los factores subyacentes del por qu del desenlace final.

'1936: Los mitos de la Guerra Civil', de Enrique Moradiellos
E. Moradiellos recupera testimonios valiosos sobre los protagonistas de esa contienda, generales, polticos e historiadores, en un intento de desvelar la naturaleza de esa fat dica Guerra, en la que Espaa fue la gran vencida por sus devastadoras p rdidas. Una sublevacin que arranc el 17 de julio de 1936, con el levantamiento de las tropas en Melilla, en una "lucha por Dios y por la Patria", una cruzada contra el atesmo y el anticomunismo, que finalizar a el 1 de abril de 1939 con el parte oficial de guerra que conclua "la guerra ha terminado". El autor trata de vertebrar los pilares que llevaron al desencadenamiento de la contienda, desde la constituci n de la II Repblica, tras la victoria del Frente Popular, en las elecciones de abril de 1931, hasta las causas latentes, estructurales, coyunturales y detonantes del curso de la guerra, y del desenlace de una guerra, que podr a haber tomado otro curso, de haberse dado unos condicionantes radicalmente distintos.

Con un estilo directo, explicativo, el libro hace un recorrido por factores que influyeron en ese desenlace final, la internacionalizacin del conflicto espa ol, materializado en la persistente ayuda fascista-nazi prestada al Movimiento, y la que, por su parte, prest la Rusia estalinista, M xico y Checoslovaquia a la Repblica, arrojando divisiones pol ticas que engendraran una II Guerra Mundial, "...un proceso de internacionalizaci n del conflicto fraticida espaol que habr a de afectar crucialmente su curso y desenlace". The Times calific la guerra espa ola como "un espejo deformante en el que Europa contempla una imagen exagerada de sus propias dimensiones". Una internacionalizacin que no tendr a iguales apoyos, dada la Poltica de No Intervenci n que propag Gran Breta a apoyada por Francia e instigando a los dems pa ses de las Naciones Unidas, y a pesar de la participacin activa de, al menos, tres potencias europeas en la contienda. Una guerra con conflictos paralelos de los que se aliment: una lucha entre clases, una lucha por ideales pol ticos, una lucha por los nacionalismos regionales...

El apoyo, en nmero y calidad, de la mayor a de los militares con experiencia afines a los postulados reaccionarios de los sublevados, as como la unificaci n bajo el nico mando pol tico-militar del Caudillo, que perfil muy bien los "fines de guerra" a los que se deb a servir, la rpida respuesta de los aliados italianos y alemanes, la dif cil depuracin del ej rcito y la reconstruccin de un ej rcito, a partir de tropas milicianas republicanas, las profundas escisiones polticas, en el seno de las fuerzas republicanas, socialistas, comunistas, anarquistas, a la par que la insuficiencia en el suministro de material b lico y alimenticio, debilitaron la moral de la retaguardia republicana, y en especial tras la prdida de Catalu a, a principios de 1939, avocada a la resistencia a ultranza que promova Juan Negr n, el ltimo jefe de Gobierno de la Rep blica espaola, consciente de que la rendici n y la amnista eran ut picas, por las exigencias de los nacionalistas de una rendicin sin condiciones, invocando una guerra de desgaste total. Negr n ya adverta que " nicamente si el encuentro inevitable de Alemania con Rusia y las potencias occidentales se produjese ahora, tendramos posibilidades de vencer".

Moradiellos pretende echar por tierra muchos de los mitos que se reproducen sobre la Guerra Civil, de una forma muy comedida y dando voz y testimonios a ambos bandos protagonistas, como la fuga de las reservas de oro a Mosc , ntegramente gastadas en el transcurso de la guerra, el reduccionismo simplista de una Espa a dividida en dos nicos bloques, la complejidad de las reivindicaciones sociales, pol ticas y culturales que se exigan en el seno de la sociedad espa ola..., en un intento de analizar "con una mirada serena" si fue inevitable la guerra o si fue posible la paz.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris