Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Televisi n   -   Sección:  

'GH'

Javier Esparza

viernes, 7 de enero de 2005, 03:59 h (CET)
Mercedes Mil nos obsequi la otra noche con una inflamada filpica a prop sito de la iniciativa gubernamental de promocionar en 'Gran hermano' la Constitucin europea. Como es sabido, la idea de Fern ndez de la Vega ha tenido bastantes crticas, y eso es lo que ha hecho hervir de indignaci n a Mil, la cual, entre otras cosas, acusa de clasismoíŸŽí»» a quienes reprueban la ocurrencia. Hay algo en lo que Mil tiene raz n: 'GH' no merece crtica por este asunto. De hecho, aqu hemos subrayado que a quien hay que criticar es al Gobierno, pues suya es la iniciativa. A 'GH' habr que criticarle, en su caso, si su promoci n de la Constitucin europea es insuficiente o err nea.

Los primeros escarceos de los inquilinos de Mil con el texto constitucional van arrojando una impresi n preocupante, a saber, que todo el montaje de 'GH' va a ir enfocado a recomendar el 's' en el refer ndum. Ojo al asunto, porque un referndum se convoca para que tambi n sea posible votar 'no', y no seremos menos democrticos, ni menos europeos ni menos humanos por escoger la opci n negativa. Hablando de inhumanidades, el otro polo de atraccin de la edici n de 'GH' este jueves fue la severa reprimenda que Mil propin a sus concursantes por no manifestarse demasiado combativos.

Niqui deca que ya solucionar a sus problemas con Yonatan en privado. ste dec a que no iba a echar ms le a al fuego. Y Cristal, gallega, hablaba en circunloquios. Mil se abalanz sobre los muchachos y les record sus obligaciones: subir la presi n de la caldera y no hacer declaraciones en otros programas. Al espectador pudo extraarle el tono agresivo de la presentadora, pero tambi n aqu hay que darle a ella la raz n: estos chicos renuncian a su propiedad sobre s mismos desde el momento en que ingresan en el concurso, y la exhibici n pblica de sus bajezas forma parte del trato. Por eso, hay quien considera que no es el mejor mbito para promocionar el conocimiento de la Constitucin europea.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris