Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Política   PP   -   Sección:   Opinión

Sin impunidad para el PP

Aunque exista también la presunción de inocencia debe haber las correspondientes investigaciones para depurar responsabilidades del tipo que sean
José Manuel López García
jueves, 6 de octubre de 2016, 01:06 h (CET)
Si un partido político o algunos miembros del mismo han cometido delito deben ser juzgados y si son culpables condenados. Los delitos no deben quedar sin castigo o impunes de acuerdo con el ordenamiento legal vigente. Aunque exista también la presunción de inocencia debe haber las correspondientes investigaciones para depurar responsabilidades del tipo que sean.

Lo que no es correcto es que la dirección del PP reclame que se anule el juicio sobre la trama delictiva del caso Gürtel y que afirme que el partido Popular no es responsable de la misma. Porque es evidente que algunos dirigentes de Génova compartieron despachos con algunos de los encausados. Por tanto, por acción u omisión parece que es indudable que existe un considerable nivel de ocultamiento de las prácticas corruptas. Y no basta con decir que los corruptos del PP ya están expulsados del partido, puesto que mientras estaban dentro de esta fuerza política malversaron fondos y desarrollaron actividades ilícitas que perjudican al país y a los ciudadanos españoles que son los depositarios de la soberanía nacional. Los políticos son representantes de los legítimos intereses de sus votantes y no pueden incumplir las leyes y pretender que no ha sucedido nada.

Es digno de reflexión que esta formación política se sienta en el banquillo como responsable civil subsidiaria a título lucrativo, lo que supone que aunque no tuviera conocimiento de la trama Gürtel, algo muy dudoso, se aprovechó de sus beneficios. Es difícilmente creíble que no estuviera informada de lo que pasaba entre otras razones, por el tráfico de influencias y de dinero, etc.

Si a todo esto añadimos que Granados sigue en prisión, porque parece ser que oculta una gran cantidad de dinero por el caso Púnica, indudablemente, la situación política del partido Popular está atravesando por malos momentos en lo relativo a la corrupción. Si sumamos también el alto nivel de corrupción descubierto en Valencia en algunos políticos populares parece increíble que se quiera negar una realidad incuestionable.

Y lo chocante es que, si hubiera unas terceras elecciones parece que el PP mejoraría los resultados electorales respecto a los últimos comicios celebrados. Algo que parece ilógico, si se tiene en consideración la corrupción que ha existido en esta formación política a lo largo de una serie de años. Y no le está pasando factura. Una gran parte de los ciudadanos sigue votando a este partido para evitar el bloqueo político y que se forme un gobierno estable y fuerte sin importarles la corrupción. Es legítimo hacer eso, pero desde mi punto de vista no me parece adecuado. Es como reconocer que robar y ser corrupto no debe ser penalizado en las urnas. Considero que se debería pensar más el voto a la hora de votar y tener más en cuenta si un partido está libre de la corrupción o no. No es una cuestión secundaria o menor, ya que ha sido muchísimo el dinero robado o malversado con la corrupción.

Vuelvo a insistir en la incoherencia democrática y política de la dirección del PP al pretender anular el proceso del caso Gürtel, lo que demuestra su falta de intención de reconocer la responsabilidad por la corrupción, según lo que digan las sentencias judiciales. Y estamos en un país en que los procesos judiciales se distinguen por las exquisitas garantías procesales de las que se benefician los acusados.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris