Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La ILP: Justicia versus impiedad

Julio Ortega Fraile
Redacción
sábado, 9 de enero de 2010, 02:56 h (CET)
Se avecinan días de explicar que el hombre, con ser la única criatura racional del Planeta, no puede constituirse por ello en dueño y señor de todos los seres que lo habitan. Que la superioridad que su condición le confiere, no es una bula para dañar, matar y arrasar a su antojo, sino que se traduce en la obligación de respetar, de proteger y de conservar. Y nuestra sensibilidad debería de interpretar ese deber como una satisfacción, pues sólo se recrean en el dolor ajeno y en la destrucción el cafre, el egocentrista o el psicópata, además de aquel al que le mueven intereses económicos.

Hablaran de libertades cuando éstas, quieren emplearlas para torturar a seres con capacidad sensorial. De extinción de especies, pero en realidad se trata de mantener una raza obtenida con modificaciones genéticas para infligirle padecimientos extremos. De preservar espacios naturales, haciéndonos creer que su existencia pasa necesariamente por dedicarlos a criaderos de víctimas para la brutalidad humana. De pérdida de puestos de trabajo, como si la obtención de ingresos, posible gracias a la existencia de subvenciones, pudiese justificar cualquier perversidad en su generación. De nacionalismos, como si el maltrato a una criatura lo fuese en función de límites geográficos.

Y cuando cada uno de los argumentos que esgrimen, por falsos, tendenciosos, tergiversados o directamente rayanos en un enardecimiento del sadismo, sean desmontados e invalidados empleando para ello la cordura, la sensibilidad, la ética y la inteligencia, entonces recurrirán a la antigua y cobarde estrategia de apuntar males aparentemente mayores, o vulneraciones del derecho ajeno supuestamente más graves, pensando que la pestilencia de la basura próxima hará que no percibamos el hedor de su inmundicia. Una táctica tan ladina como sucia, pues pretenden de ese modo prolongar sus excesos confiando en lo arduo de combatir otros semejantes; pero cuando la maldad trata de esconderse tras la maldad, ambas se dan la mano y clavan sus uñas negras en la conciencia de una Sociedad que no puede ni debe permanecer indiferente, so pena de convertirse en esclava y víctima de su peligrosa apatía.

Hasta puede que alguno, todavía aferrado a la ignorancia como arma escogida para confundir al Pueblo, asegure que “no sufren” y que “ellos elegirían esa muerte”. Nos quedan por delante mil disparates, patrañas, acusaciones falsas y amenazas catastrofistas que escuchar. Pero lo que nunca podrán lograr, es convencernos de que los estertores de muerte de un toro, sus convulsiones y su sangre, están sólo en nuestra imaginación. Ni tampoco de que eso sea artístico, cultural o pedagógico. Podrán maquillar la mentira, pero la crueldad, es muy difícil de acicalar.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris