Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El peligroso dumping social

Francisco Arias Solís
Redacción
sábado, 9 de enero de 2010, 02:40 h (CET)
Voces que reclaman un incremento en la competitividad en las empresas en base a las degradaciones de las condiciones de trabajo, las hemos oído muchas veces. Tales voces no proceden exclusivamente de ámbitos empresariales, sino que también, y eso es peor, de círculos oficiales.

La propuesta es fácil y en apariencia atractiva. Los trabajadores españoles deberían conformarse con jornadas más largas y salarios más cortos, y además, comprometerse a no protestar por ninguna causa, para atraer inversiones o para impedir que se vayan las que ya existen.

Esta fórmula mágica y sencilla no tiene nada de novedosa. Se le ha ocurrido a otros muchos antes, hasta el punto de que el “dumping social” se denunciaba ya en la década de los años veinte.

Sin embargo, esta propuesta ha demostrado ser, sobre todo, profundamente errónea. Olvida que, bajo cualquier forma que se practique, la competencia basada en el “dumping” es por esencia desleal. Así lo dice claramente, refiriéndose a la política comercial de las empresas, el Tratado de Roma que prohíbe precisamente las prácticas de “dumping”. Esto parece de sentido común y además constituye uno de los pilares fundamentales de la construcción europea. Porque ¿qué podría ocurrir si se desatara una carrera para atraer inversiones en la que cada país, cada región, cada ciudad, se decide a ofrecer condiciones laborales más degradadas?

Las políticas que impliquen una regresión y pongan en cuestión la cultura social europea significarán un peligro, a la larga, para el proceso. La unidad europea sólo tiene sentido si es para progresar, y, además, esa cultura social es una nota distintiva de Europa y uno de los patrimonios más valiosos que podemos ofrecer al resto del mundo.

Por todo ello, ya es hora de que cambien el discurso aquellos que han defendido la necesidad de que España compita en base a trabajadores sumisos, alta precarización del empleo, despidos baratos y salarios todavía más bajos, pues se trata de una estrategia equivocada.

El que tengamos ahora una tercera parte de los trabajadores con contrato temporal y nuestros salarios estén entre los más bajos de Europa, no impide, todo lo contrario, que tengamos un déficit exterior enorme.

Deberíamos centrarnos en las políticas que han permitido a otras naciones convertirse en potencias económicas y abandonar definitivamente las estrategias que, desafortunadamente, se aplican en las zonas subdesarrolladas.

La capacidad de inventar, crear, de hacerlo mejor ha hecho posible la posición privilegiada que hoy tiene Europa en el concierto mundial y que deberíamos potenciar, pues, es el mejor legado que podemos hacer a las generaciones futuras. Y es que, como dijo el poeta: “Lo más terrible de todo / es soñar que no se vive / y vivir de cualquier modo”.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris