Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¡Exiguo jornal!

Ángel Morillo Triviño
Redacción
sábado, 9 de enero de 2010, 02:38 h (CET)
En un escrito titulado “el mínimo salario mínimo”, octubre del 2.007, evidencié la baja cuantía del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y la promesa del Gobierno de llegar a 800 € en el 2.012; fecha, por otra parte, en la que, obviamente, esa cantidad seguirá siendo una ridiculez, mayor aún de lo que eran los quinientos no sé cuantos euros de entonces. Así, para hacernos una idea de la exigüidad del SMI español, sólo hay que mirar a nuestra vecina Francia (país de nuestro entorno económico, aunque un “pelín” más desarrollado) que debe andar por cerca de los 1.500 € ¡ya! Y que no me cuente nadie la milonga de que la vida allí es el doble de cara que en España porque no es cierto.

El Gobierno acaba de subir el SMI, no se lo pierdan, ¡9 euros al mes! Y ahora nos enteramos que según el Instituto Nacional de Estadística (INE) afecta éste salario a algo más de dos millones de ciudadanos y no a los menos de doscientos mil que, no hace mucho (un año más o menos), nos habían dicho. Ni que decir tiene que: Lo que ha cambiado la cosa… con la crisis, supongo.

Me pregunto, si el Gobierno, ahora que ostentamos la Presidencia de la UE, intentará cambiar la Carta Social Europea (CSE) que recomienda que el SMI no sea inferior al 60% del salario medio, que, para que se hagan una idea, en el año 2.000 –hace diez años- ya debería haber estado por encima de los 633,30 € de ahora. Concretamente, 742 € en lugar de los 424 € que por aquel entonces se pagaba.

Y me cuestiono, así mismo, como piensan cumplir nuestros mandatarios a este paso su raquítica promesa de llegar a 800 € en el 2.012, incluso sabiendo que seguirán quebrantándose como ahora las recomendaciones de la CSE.

Pero, además, me gustaría que alguien me explicara cómo se piensa recuperar el consumo, que es la única salvación que tenemos para crear empleo, si más de cinco millones de asalariados españoles no llega siquiera a percibir el SMI, y, de estos, 3.089.856 tienen un salario medio anual de ¡1.823 €!; a la vez que once millones de trabajadores cobran mil euros mensuales o menos.

Es decir, el consumo lo tiene crudo con el 57% de los empleados, según la Agencia Tributaria, cobrando esos mil euros o menos al mes. Y, por supuesto, sin hacer caso (no se rían, por favor) a que las tres cuartas partes de empresarios y profesionales obtienen ingresos (eso es lo que declaran) inferiores a 1.100 € brutos al año, también según la Agencia Tributaria.

Por tanto, para terminar y no abrumarles con muchas cifras más, si comparamos nuestro sueldo medio (18.087 €/brutos al año) con el de alemanes, italianos, franceses, daneses, suecos, ingleses, etc., que en la mayoría de los casos nos triplican, entenderemos por qué en esos países no han tenido problemas de consumo y no se ha destruido empleo como aquí. Aunque, eso sí, “no hay mal que por bien no venga”, en este año de recesión y con los irrisorias compensaciones de nuestro país, los ricos españoles han ganado un 27% más. ¡Andando!

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris