Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Pueblo mapuche: Un genocidio ignorado

Mercedes Cano y Julio Ortega
Redacción
sábado, 9 de enero de 2010, 02:30 h (CET)
¿Cómo expresar en unas pocas líneas crímenes de siglos, los que no ya sólo en el pasado, donde siempre nos queda la disculpa del atraso moral del hombre, sino hoy en día, se vienen perpetrando contra la Colectividad Mapuche en Chile?, una Comunidad Indígena e ignorada que se está viendo diezmada poco a poco.

Detrás, como siempre, los intereses económicos y a su servicio, el aparato policial de un Estado temeroso de que cualquier reivindicación, desemboque en el reconocimiento de unos derechos, por supuesto legítimos, que hagan tambalearse su poder casi omnímodo. Aunque enfrente tengan a un Pueblo (reconocido como tal según la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas por la Asamblea General de la ONU pero relegado a la categoría, menos molesta, de etnia, por el Gobierno chileno), cuya filosofía es contraria de forma mayoritaria a repeler las agresiones.

Pero día a día los están masacrando: detenciones ilegales, asaltos a sus hogares, robos, humillaciones, incluso asesinatos. Todo vale con tal de anularlos, de silenciarlos, de aniquilarnos, de dejarles sin organización, sin cultura, sin tierra... He ahí la clave: sin tierra, porque son muchos los intereses de diferentes empresas: madereras, mineras, ganaderas, hidroeléctricas, etc., para ocupar el Territorio Mapuche con sus negocios, aunque eso suponga arrasarlos. Y entre estos Pantagrueles cuya ambiciosa voracidad nada respeta, debemos incluir a la española Endesa.

Como español también, pero en el otro lado de esta injusticia con tintes de genocidio lento y ocultado, es el escritor vasco Asel Luzárraga, detenido el 31 de Diciembre en Chile bajo la falsa acusación de participar en un fallido atentado con bomba por la causa Mapuche y que continúa privado de libertad. Un montaje a lo “Incendio del Bundestag”.

América calla, Europa calla, España calla. Todos callan ante los espantosos desmanes que en Chile se están cometiendo. Parece que el espíritu exterminador de Pinochet sigue muy vivo, aunque ahora, disfrazado de democracia, se pasee impunemente por la Comunidad Internacional sin que nadie se atreva a enfrentarse a él. Y nuestra cobardía, ¿podremos disfrazarla también, o habremos de esperar a cubrir con una mortaja el cadáver del último Mapuche?

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris