Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cultura   Psicología   -   Sección:   Opinión

Enfermedad mental y psicología

José Manuel López García
miércoles, 5 de octubre de 2016, 01:25 h (CET)
Este texto de Michel Foucault titulado Enfermedad mental y psicología fue publicado por este filósofo francés en 1954 y posteriormente fue revisado por él mismo teniendo en consideración lo que también escribió en su obra Historia de la locura en la época clásica de 1961. Es un libro de una densidad técnica considerable y que pone de manifiesto las profundas investigaciones sobre los padecimientos psíquicos por parte de Foucault. Muestra además la extensa erudición de este pensador.

Foucault nació en Poitiers en 1926 y falleció en 1984 en París. Fue filósofo, historiador y sociólogo. Su actividad docente fue muy amplia siendo profesor en diversas universidades francesas y norteamericanas. Se le suele encuadrar en el estructuralismo por su obra Las palabras y las cosas que es uno de los libros que más ha influido en el pensamiento contemporáneo. Ha escrito otras relativas al poder, a la Estética, Hermenéutica, etc.

Es significativo que Foucault escriba que «Si nos cuesta tanto definir la enfermedad y la salud psicológicas, ¿no será porque no esforzamos en vano en aplicarles masivamente conceptos destinados también a la medicina somática?». En efecto, los límites entre la salud mental y la enfermedad psicológica son en muchas ocasiones borrosos salvo en algunos casos muy agudos. Y no deben confundirse, por ejemplo, las conductas propias de los genios que pueden ser relativa o aparentemente excéntricas con las propias de los enfermos mentales diagnosticados médicamente. A veces la profundidad intelectual se considera que es algo parecido a la locura y no es cierto, ya que es todo lo contrario.

La profundidad, precisión y rigor de los análisis y reflexiones de Michel Foucault se manifiesta a la largo de todo el libro. Es cierto que cada cultura tiene de hecho una imagen o forma de considerar lo que es una enfermedad mental. Por ejemplo, Lowies al estudiar e investigar a los indios crow cita a un indio que poseía un conocimiento sobresaliente de los modos culturales de su tribu, pero que era incapaz de superar o afrontar un peligro físico y como señala Foucault esto supone que «en esa forma de cultura que únicamente ofrece posibilidades y da valor a las conductas agresivas, sus virtudes intelectuales hacían que se lo tuviera por un irresponsable, un incompetente y, finalmente un enfermo».

En esta obra Foucault se pregunta ya desde el inicio acerca de lo que es la enfermedad mental realmente y como se distingue desde el análisis psicológico especializado. Lo normal y lo anormal poseen unos límites que son sociales y culturales, pero que en muchas situaciones no son fácilmente diferenciables, y esto lo saben los psicólogos y los psiquiatras. Por estas razones es lógico que Foucault se haga esta pregunta: ¿en qué condiciones se puede hablar de enfermedad en el terreno psicológico?

En este libro de Michel Foucault publicado en español por la Editorial Paidós en septiembre de 2016 se tratan una serie de cuestiones que siguen siendo de máximo interés. Este gran investigador y pensador escribe sobre la enfermedad y su evolución y también acerca de la locura y algunas fechas de la historia de la psiquiatría y también de otros temas relativos a la medicina mental y orgánica.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris