Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

Gracias, Greenpeace

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
viernes, 8 de enero de 2010, 23:44 h (CET)
Soy de los convencidos del calentamiento global de la tierra, incluso a pesar del gélido invierno que estamos pasando en Europa. Aún recuerdo historias contadas por mi padre de cuando los huertanos de la Palencia de principios del siglo pasado cruzaban el Carrión helado con sus carros y sus caballerías. Me fío tan poco de la especie humana que sé que no nos importaría acabar con la vida si a cambio conseguimos ser los más ricos del cementerio. Lo siento por aquel nefasto primo de Rajoy, el que se tomaba poco en serio todas estas cuestiones.

Así que elogio la existencia de personas comprometidas con la defensa de la ecología y de la naturaleza, porque es la mejor manera de defendernos a nosotros mismos y a nuestro futuro. Greenpeace, por encima de errores humanos que alguna vez hayan podido cometer son el paradigma de ese compromiso generoso y no violento. Me devuelven la fe en el Hombre y me demuestran que no todo está perdido, que mientras hay vida hay esperanza.

Que gente como Juantxo López de Uralde haya pasado la navidad en una cárcel en vez de hacerlo en su casa es ejemplar, de esos ejemplos que arrastran y convencen, que necesariamente atraen simpatías. Su gesto combativo, inteligente y altruista me ha emocionado. Que Dinamarca, un país nórdico y avanzado, al que los mediterráneos suponemos el paraíso de la Democracia y de los Derechos, le haya dado el trato vejatorio y falto de seguridad jurídica que nos cuentan es también indicativo de que en ningún sitio atan los perros con longaniza. Y de que los españoles nos cogemos nuestros complejos con papel de fumar.

Le han soltado, después de tanto alboroto le han soltado y está de nuevo con los suyos en el Rainbow Warrior. El fracaso de la cumbre de Copenhague, donde los grandes líderes mundiales gastaron dinero a espuertas y se estrellaron nuevamente contra sus propias incapacidades muestra la certeza de la pancarta que López de Uralde portaba y con la que se mofó de la seguridad danesa. En Román paladino se diría menos hablar y más trabajar. Gracias, Juantxo; gracias, Greenpeace.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris