Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Los políticos y Einstein

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
martes, 5 de enero de 2010, 19:42 h (CET)
Que los gobernantes se conviertan en un problema es un sin sentido. Una triste paradoja. Una de las peores calamidades que le pueden ocurrir a un país. Que quienes están obligados y han sido elegidos para procurar su bien común, sean precisamente un obstáculo. Que los encargados de resolver los problemas sean un grave problema. Sin embargo, todo indica que es lo que nos está pasando.

El último sondeo del CIS es preocupantemente ilustrativo. Como comenta en “Estrella Digital”, a raíz de sus resultados, el fino observador e histórico periodista, adalid en el combate antifranquista y por la democracia, Lorenzo Contreras, “este sondeo ha situado a la clase política en un triste lugar privilegiado del desdén colectivo. El tercer puesto en la lista de problemas. O, si se prefiere, la calamidad política nacional número tres”. Difícil describirlo con mejor pluma de oro.

Hay quienes creen desmesurados esos resultados demoscópicos. Pero resulta que son ya una constante que se repite. Lo cual indica, como mínimo, que esta es la percepción que tiene la ciudadanía de quienes un dia eligió en las urnas para gobernar y que la estan defradando escandalosamente. Y como la descalificación es general o con pocos matices, la preocupación por este fenómeno es de escalofrio, porque no deja donde podamos agarrararnos. ¿Fallo de las personas o fallo del mismo sistema?

Ante este panorama, cabe preguntarse si acudiran muchos ciudadanos a depositar su voto en las próximas elecciones, una vez comprobado que se equivocaron en las anteriores, al escoger nombres y partidos, o que es el sistema electoral o lo que sea, lo que no acaba de funcionar al colocar en los puestos de responsabilidad de la vida pública a tanto defraudador público de confianza y espectativas. Una incógnita inquietante.

Ya solo nos cabe esperar que tengan alguna razón quienes creen exagerados y/o fruto del pésimo momento que vivimos, los resultados de aquel sondeo oficial. Y que, a fuerza de oirlo y repetirlo, ese sentimiento generalizado tenga bastante de prejuicio, pues de ser una verdad absoluta ya estaríamos en fase terminal de asfíxia..

Es decir, nos cabe presuponer que los encuestados, como cree el obispo Uriarte respecto de quienes critican a su diócesis de San Sebastián, que ahora deja, “no conocen la realidad” y que “albergan prejuicios tenaces sobre ella”. ¿Desconocimiento de la realidad o prejuicios?, sería un alivio. Pero nos recuerda el mismo prelado vasco, al defender a su diócesis y su labor, aquella afirmación de Einstein de que “es más dificil desintegrar un prejucio que desintegrar el átomo”.

Pero a algún clavo ardiente habrá que agarrarse para sobrevivir sin infarto. Por lo menos hasta las próximas elecciones.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris