Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Lencería fina   -   Sección:   Opinión

Letizia cada día más Diana de Gales

Teresa Berengueras
Teresa Berengueras
@berealsina
domingo, 3 de enero de 2010, 09:46 h (CET)
Cuando Letizia Ortiz saltó de los Telediarios al Palacio de la Zarzuela se abrió un debate en la nación sobre si una mujer que trabaja, independiente y que tiene un pasado podía ejercer bien el papel que la institución monárquica, al haberse enamorado y posteriormente casado con el Príncipe Felipe de Borbón heredero del trono, le había otorgado. Una persona de la calle, una chica normal, con estudios, siempre había sido mal vista por los miembros de la Casa Real española. Isabel Sartorius, la primera novia de Felipe no agradó a la Reina por muchas razones en las que no nos vamos a extender, tampoco gustó la noruega Eva Sannum que fue despedida sin tapujos muy a pesar de que el corazón del príncipe enamorado chorreaba sangre por amor a la noruega. A ella si se le hizo un juicio público, desmedido y despiadado que la Casa Real dejó que siguiera su curso, imagino, eso es cosa mía, para que los consejeros de Felipe, resultado en mano, le hicieran comprender que aquella mujer no podía vivir la vida con él ni tampoco en La Zarzuela.

En el momento en que el Príncipe se cruza con Letizia y surge el amor en la pareja, nadie, absolutamente nadie, deja que esa relación fluya a los ojos de los españoles y muy especialmente de la prensa, precisamente para evitar lo que sucedió con Eva Sannum y así tuvieran tiempo para poder conocerse y saber si su relación podía tener un futuro lleno de amor, comprensión y recorrer un camino juntos en la vida. Felipe consiguió que Letizia, una mujer divorciada, al margen de la impresión y posible desazón inicial de los Reyes por su elección, los padres jamás están contentos con las parejas de sus hijos, que fuera aceptada por muchos peros que hubiera, el Príncipe muy seguro del paso que daba se impuso a los Reyes y decidió casarse. Es por ello que nadie se enteró y cuando en el programa de Iñaki Gabilondo, aún trabajaba en su programa de la mañanas en la SER, se dio la noticia de que Felipe estaba enamorado de una periodista en la Casa Real prepararon rápidamente su presentación oficial, temían en Zarzuela otro juicio como el que vivió y soportó Eva Sannum y no querrían pasar por otro escándalo parecido temiendo incluso que Letizia Ortiz Rocasolano tampoco pasara la llamada prueba del algodón. Al final todo aconteció según la Casa Real había previsto, una realidad que llegaba a los españoles con unos matices de cuento de hadas. El Príncipe heredero, ya en edad de merecer y casi de que se le pasara el arroz para formar una familia, al final encuentra una chica normal y corriente que es periodista y que a pesar de la inquina que el príncipe tiene a estos profesionales acabó rendido al amor de una de ellas.

En el día de la presentación la expectación era grande, el traje de Armani que lucía Letizia muy en su línea de llevar cuellos chimenea en las chaquetas que se ponía para presentar el Telediario de la noche de TVE le venía una talla grande, la Casa Armani nunca emitió un comunicado pero es sabido que fue Letizia quién se personó en la tienda de Madrid del diseñador italiano y escogió el traje pantalón blanco pero al no disponer de tiempo para arreglarlo a su medida se lo puso tal cual, La sorpresa, a mi manera de entender, fue la soltura que demostró Letizia en ese momento, su espontaneidad al cortar al Príncipe en su parlamento, llamarle Felipe en presencia de todos sus ya ex colegas y dejar muy claro que estaban allí para comenzar a trabajar por el país. Algo inaudito en una pareja que por amor se va casar, a forjar una vida conjunta. Letizia dejó bien patente que su amor era amor de verdad y además llegaba con ganas de trabajar como futura reina. A todos ese rasgo de su personalidad nos pareció desmedido y todos acabamos convenciéndonos que Letizia habría de cambiar mucho pues si ella era un soplo de aire fresco que llegaba a Zarzuela ese aire nunca podía ser un vendaval que con el tiempo aprendería a dosificar.

Letizia decía a las personas más próximas que no iba a ser una “fashion víctim” como otras princesas que pueblan Europa y que su personalidad era perfectamente compatible con la familia, con su trabajo como princesa y con la privacidad de su vida con el Príncipe. Letizia ha trabajado duro durante estos años como esposa de Felipe de Borbón pero esa idea suya de ser una más en su trabajo y sólo eso no ha dado el resultado apetecido en el pueblo español, ella, como Princesa de Asturias, tiene la obligación de ayudar a Felipe de Borbón a hacerse un lugar entre los españoles, la mayoría de ellos más Juancarlistas que Felipistas. El Rey tiene una personalidad arrolladora que ha llegado a calar en todas los estadios de la sociedad española, al Rey se le ve cercano, simpático, campechano, pero también enérgico y decidido en las decisiones que toma y eso gusta, Felipe ha crecido a la sombra del Rey y muy atado a la cultura de la Reina, mucho menos cercana, la boda de Felipe con una periodista podía ser un pasaporte para gustar a las masas, pero Letizia, al principio y posiblemente mal aconsejada y angustiada por las lecciones aceleradas para aprender el oficio de princesa, se alejó con sus maneras del pueblo, puso una barrera inquebrantable, difícil la sonrisa y muy duro el porte todo ello, debido, quizás, a una capa protectora y también a la inseguridad de querer saber estar en cada momento a la altura de las circunstancias.

Últimamente Letizia sonríe mucho, está más relajada y desde que se operó de la nariz aparece más suave en su comportamiento, Letizia ha cambiado el peinado que le da unas facciones más redondas y cuida su cutis de forma cotidiana y según los expertos usa las últimas técnicas para tener una piel más transparente de la que ella tiene. También se ha ocupado de vestir más como una joven con estilo, más cool y va dejando de lado los vestidos para uso cotidiano de Felipe Varela que no hacían más que ponerla en el podio de una mujer inaccesible y antigua, sus zapatos son objeto de culto para quienes ven en las páginas de moda de las revistas “ad hoc” su estilo de vida, eso, claramente, no quiere decir que unos “pep toes” por muy de moda que estén sean los adecuados para Letizia. Día a día la esposa de Felipe de Borbón está más cerca de la moda y lo que ello representa que no lo que ella querría, tal vez desearía pasar de todo lo que se llama tendencias, a ella esto no le gusta pero al final del trayecto o al principio, según se mire, en La Zarzuela y aledaños la evolución de Letizia en ese sentido la ven como algo muy positivo pues es seguro que la princesa llega a todos los medios de comunicación y de alguna manera u otra se habla de ella y eso es bueno para los príncipes.

La Princesa de Asturias debe haber torcido el morro al haber visto el Hola de esta semana, donde en un reportaje en exclusiva y como hecho a su medida ha salido como la mujer más elegante de España. El semanario Hola ha preguntado a un grupo de expertos de los que no se publican los nombres ¿para qué? Hace dos semanas la misma revista publicaba que la mujer más elegante de 2009 era Isabel Preysler, ese título lo había conseguido por votación popular, en esa lista Letizia estaba situada en tercer lugar. Ignoro si por hacerle un favor a Letizia, por hablar de ella, que dicen vende mucho, o por no tener un reportaje apropiado en el semanario la han dado como ganadora, algo así como si estuviéramos ante una elección a dedo de la Princesa de Asturias como la más elegante. Yo no soy experta en nada pero creo que Letizia no ha recorrido el camino suficiente para algún día llegar a ser la primera en elegancia, lo mismo que tampoco ninguna mujer que tenga una talla 36 o 38, creo que dan un ejemplo deplorable quiénes crean estas listas. Hay montones de muchachas que siguen la moda y lo hacen a pies juntillas y Letizia es un ejemplo de mujer para dietistas, debería comer un poco y llegar, como mínimo, pasito a pasito, a un par de tallas más, luego saber escoger mejor sus zapatos y más adelante tener un armario equilibrado, por ejemplo nadie a los treinta y tantos puede lucir una mini porque las faldas cortas están confeccionadas para mujeres de no más de veinte años, una cosa es vestir joven y la otra es pasarse, que es el caso del que estamos hablando. Letizia, que ha aprendido mucho a ser princesa, cada día me recuerda más a Diana de Gales que cuando era princesa vestía adecuadamente con arreglo a su rango y cuando dejó de serlo se convirtió en una “fashion víctim”, el patrón de la elegancia es corto y se hace difícil saber en dónde esta lo justo y adecuado y no pasarse, Letizia a veces está en su medida y otras se pasa, esa corte de expertos seguro que han sabido valorar la evolución de la princesa pero con su entusiasmo han dado unos puntos inmerecidos, seguro que jamás pensaron en esa batallón de muchachas que sólo están pendientes de lo que se lleva y lo que no.

Creo que la moda es un bien cultural y una empresa que hay que mantener pues es un bien para todos los países, pero tengo también claro que se tienen que replantear muchos actos públicos, nunca he refrendado esa frase tan popular: “nunca se es demasiado rico ni se está demasiado delgado”, el jurado de expertos que ha escogido a Letizia como la más elegante de España o bien quiere caer en las lisonjas palaciegas o en caso contrario tienen que replantearse su trabajo. Bueno, ya sé que Isabel Preysler, Paloma Cuevas, Rosario Nadal y alguna más de la lista tampoco llegan a la talla cuarenta, pero eso es tema de otro artículo.

Otra historia, de nuevo hemos visto en estas Navidades a la familia real desunida, algo que no casa con estas fiestas. Los Príncipes de Asturias han desaparecido en virtud de esa privacidad que a veces reclama Letizia, el Rey apareció en TV para hablar a los españoles y nada más se supo de él, a la Reina la vimos en unas fotografías pre navideñas comprando en Londres, ciudad que visita en sus tiempos libres para estar al lado de su hermano Constantino, a las Infantas las hemos vistos juntas y con sus hijos esquiando en Baqueira. Mal anda la unión familiar y la familia como institución si la primera de las españolas está desperdigada y cada uno por su lado. Recuerdo cuando la familia Real se fotografiaba delante del belén, cuando iban juntos a practicar el esquí, etc., etc., con la llegada de Letizia todo ha cambiado ¿será cierto aquello que dijo Hakoon de Noruega que ser príncipes herederos tiene un horario de trabajo? Si se permiten vacaciones será porque lo permiten la Monarquía, que está cambiando, y los españoles.

EL JAMBOREE CUMPLE CINCUENTA AÑOS
El 9 de Enero de 1960 se abrían por primera vez las puerta del Jamboree en plena Plaza Real de Barcelona, los primeros músicos en tocar en este mítico local fueron los integrantes del quinteto que encabezaba Tete Montoliu, aquel pianista blanco con alma de negro, a ellos y durante aquella década les seguirían los nombres más conocidos del jazz mundial como Lou Bennet, que se afincó cerca de Barcelona y era un asiduo del local, Bill Coleman, Dexter Gordon o Chet Baker. El nombre del local remite al significado de fiesta o reunión que tiene en el argot del habla norteamericana y la cava barcelonesa fue el punto de reunión y fiesta de famoso de todo pelaje, por este sótano abovedado pasaron en su día desde Ava Gardner a Salvador Dalí, sin olvidar nombres tan conocidos como los del pintor Miró, el arquitecto Bofill, el escritor Joan de Sagarra o el cantante Joan Manuel Serrat que, en aquellos duros años de prohibición y represión, encontraban en Jamboree la libertad mezclada con la música. A su alrededor, en la plaza, se agolpa una diversas fauna formada por prostitutas, camellos y drogatas pero ello no es óbice para que la gente acuda, cada día más, a escuchar los músicos que semanalmente pasan por el local. Terminada la prodigiosa década de los 60 el local cerró sus puertas para abrirlas en 1993 de la mano del grupo Mas i Mas que en estos años han hecho desfilar por el mítico local a lo mejor y más granado tanto del jazz mundial como del catalán. Ahora y con motivo de las bodas de oro Jamboree prepara para los próximos meses toda una serie de actuaciones en las que las estrellas del jazz actual rendirán homenaje a los ya desaparecidos que un día pasearon su música por los bajos de la Plaza Real. Feliz cumpleaños.

FAMOSOS Y CONOCIDOS SOLIDARIOS CON LOS NIÑOS

Esta semana se celebró en la Sala Apolo el festival “Ningún niño sin juguete” organizado por el programa “Toni Rovira y tú” del canal 25TV y Jaime Albó, conocido empresario barcelonés. Decenas de asistentes a la gala, mayormente de ese segmento de la sociedad conocido como tercera edad, aportaron su juguete como precio de la entrada, juguetes que añadidos a los que ya había comprado Jaime Albó servirán para arrancar sonrisas a los niños necesitados del Raval, Poble Sec y el Paral-lel, también los famosos y conocidos que acudieron al acto llevaron regalo para los niños y así Xavier Trias, jefe de la oposición en el Ayuntamiento barcelonés y médico de profesión, entregó un kit para jugar a los médicos mientras que Jordi Hereu, alcalde la ciudad y que acudió en compañía de las representantes municipales de los distritos citados, aportó, en nombre del Ayuntamiento, juegos didácticos sobre los futuros campeonatos europeos de Atletismo que se celebrarán en Barcelona y sobre el Año Cerdá que se ha celebrado durante estos últimos doce meses. Los centenares de personas que acudieron a presenciar el espectáculo aguantaron estoicamente la larga duración del mismo- comenzó a las 17 horas y terminó cerca de la medianoche- y aplaudieron a rabiar todas las actuaciones. Entre los artistas que vi. mientras estuve allí cabe citar, como nombres destacados, los de Moncho, el rey del bolero, que cantó en catalán y castellano, el rumbero Peret y Ojos de Brujo, Leslie sin los Sirex, Kurt Savoy el mago del silbido, el humorista Señor Barragán al que mientras contaba chistes el dibujante Vizcarra le iba haciendo una caricatura, el también humorista Reugenio contando “acudits” tal y como lo hacía Eugenio, su padre, los actores Joan Pera y Amparo Moreno, el cantante Pedro Marín, José Guardiola que movió al público a la nostalgia con su interpretación de “Buona sera”, el también cantante proveniente de O.T. José Galisteo, el presentador y cantante Javier Estrada, el genial humorista Jordi Elepé con quien estuve hablando antes de su magnífica actuación y que me contó sus proyectos de futuro y otros muchos entre ellos María Jesús con su inseparable acordeón, ya saben que ella y el acordeón son como Ortega y Gasset y van siempre el uno con la otra, que con “Los pajaritos por aquí y los pajaritos por allá” puso en pie y a bailar a todo el público de la sala. En video, al no poder acudir, vi a Carlos Latre interpretando a sus personajes de “Polonia”, el gran éxito de TV3, a Luís del Olmo y a Marta Ferrusola de Pujol. Cuando volvía a casa en la puerta del teatro me encontré con Regina do Santos que también acudía a ofrecer su granito de arena.

Por un lado hay que felicitar a Jaime Albó y Toni Rovira, que estuvo toda la velada al frente del escenario, por esta iniciativa pero por otro yo les aconsejaría que para otra vez mejoren la organización del evento, las prisas son malas consejeras y si en principio se anunciaron más de 70 famosos asistentes al evento luego fallaron, no sabemos las causas, falto timing y algunos de los intervinientes andaban errabundos por el altillo del local sin saber cuando les tocaba actuar. Y lo que me parece más grave, a la hora de las invitaciones a los grupos municipales se dejó fuera, quiero creer que sin ninguna mala intención, a los representantes de Esquerra Verda y Esquerra Republicana los cuales, estoy segura, hubieran acudido gustosos al evento como hicieron el resto de políticos invitados. El alcalde alabó la iniciativa y me dijo que él siempre acudía y participaba gustosamente en este tipo de actos, pero para mi la pena es que tenga que ser la iniciativa privada la que tenga que hacer aquello que debería ser objetivo de los servicios sociales del Ayuntamiento.

FANGORIA FINALIZA GIRA EN BARCELONA
Alaska y Nacho Canut finalizaron la gira de “Absolutamente” el pasado lunes, día de los Inocentes, con un recital en el Palau de la Música encuadrado dentro del Festival Mil-leni con gran éxito de público. Posteriormente acudieron al Hotel Axel donde se celebró una cena en su honor, cena en la que también estuvo Mario Vaquerizo, marido de Alaska y miembro del conjunto Nancys Rubías. Como siempre Borja Julià atendió de mil maravillas a todos sus invitados en este hotel “Heterofriendly” que se caracteriza por su espíritu abierto y su cosmopolitismo. Alaska y su marido se caracterizan por ser una pareja muy educada, nunca entran en malas formas, pero saben divertirse y les gusta la noche. En el Axel estuvieron contentos de estar con unos y otros y no negaron ni un beso, ni una foto ni un autógrafo.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris