Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cristianismo originario   Social   -   Sección:   Opinión

Todo aquello que causé lo tendré que reparar

Algunos seres espirituales se apartaron de Dios, con lo que cayeron y cayeron a las profundidades
Vida Universal
lunes, 3 de octubre de 2016, 11:09 h (CET)
El hombre cosecha lo que él ha sembrado. Lo que se nos presenta en esta vida lo hemos provocado nosotros mismos, posiblemente en una vida anterior. Esto que es un conocimiento ancestral es también compartido hoy día por millones de personas. Sin embargo lo que no muchas personas saben es que hoy mismo, es decir a cada momento, podemos reconocer y purificar aquello que estaba pendiente de ordenar, es decir de purificar. ¿No es esto una gran misericordia? Podemos estar agradecidos de que Dios nos regale una y otra vez la oportunidad de liberarnos de nuestras cargas y purificarnos en vez de, como afirma la Iglesia, disponer de una única vida en la que todo se tendría que decidir de modo definitivo.

El principio de la reencarnación no tiene sin embargo nada que ver con una «auto redención», que haría del acto redentor del Nazareno algo innecesario. Todo lo contrario, sólo la fuerza redentora del Cristo de Dios es la que nos permite levantarnos una y otra vez cuando hemos caído. Igualmente Su fuerza nos conduce a generar un cambio en nosotros desde el interior, para paulatinamente irnos desarrollando cada vez más hacia lo superior, de encarnación en encarnación, y cumpliendo más y más Su voluntad. No en balde Jesús dijo: «Yo Soy el camino, la verdad y la vida.»

El alma era originalmente en el Reino de Dios un ser espiritual libre de cargas pecaminosas. Pero un día algunos seres espirituales se apartaron de Dios, con lo que cayeron y cayeron, dicho literalmente, a las profundidades. Esta Caída se produjo por lo tanto debido a la rebelión contra Dios. Algunos seres divinos querían ser omnipresentes, querían ser como Dios. Pero como existe un solo Dios y una sola Ley Absoluta que lo abarca todo, en realidad uno no se puede rebelar contra Dios. Quien se rebela cae en el efecto de sus causas, en la cosecha de su siembra.

De este modo, por el suceso de la Caída, los seres caídos cayeron en una condensación cada vez más intensa, pasando de lo espiritual, de la sustancia sutil a una existencia material, a una envoltura material. En este traje material, es decir como seres humanos, el alma está atada en su vehículo corporal a la ley de Causa y efecto, que en última instancia ella misma creó. En tanto el alma esté sometida a estas legitimidades en su cuerpo físico, tiene también que reparar el desorden que con sus pecados ha provocado en el orden cósmico. Esto que a priori cuesta entender es en realidad algo muy claro y evidentemente justo. Porque no se puede esperar de Dios –como lo hacen abiertamente los teólogos– que Él haga desaparecer como por arte de magia el desorden que un alma ha provocado con su comportamiento negativo y excesivamente pecaminoso. Pues Dios concedió a Sus hijos la libertad, y esta libertad, unida a la ley de Causa y efecto, implica que aquello que yo mismo he provocado, también lo tengo que reparar yo mismo.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris