Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Invertir en la infancia

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
miércoles, 30 de diciembre de 2009, 19:35 h (CET)
Las naciones con mayor renta deben invertir más en la niñez. Lo explica la diferencia entre los 16.500 € que invierte México y los 143.000 € de Noruega, último y primero según el estudio de la OCDE.

Existen diferencias en la edad infantil: Suiza y Corea destinan poco a la infancia temprana, todo lo contrario que Hungría, Finlandia o Eslovaquia. Francia, Bélgica e Irlanda que prefieren el tramo de la infancia tardía.
.
La calidad de vida colegial se pondera a partir de dos elencos: el proporción de acoso estudiantil y la respuesta de los estudiantes a la interpelación de si les convence la escuela: tan sólo un 27% aseveran estar jubilosos en el instituto, según la indagación.

Por otra parte, los crios menos deportistas son los irlandeses, eslovacos y norteamericanos. Los fumadores tempranos atañen a Austria, Chequia, Finlandia y Hungría; en cambio, los jóvenes de Canadá, Suecia y EE.UU. humean menos. Por otro lado, uno de cada tres adolescentes de 15 abriles asevera haberse embriagado mas de dos veces; Dinamarca, Finlandia y Reino Unido exhiben los índices más alzados de embriaguez.

Asimismo, Nueva Zelanda y Finlandia lideran la cifra de suicidios entre adolescentes, un suceso más propagado en chiquillos que entre crías.

La tasa de embarazos y natalicios entre las jovencitas es alta en México, Turquía y EE.UU. Subsiste una menor incidencia de “comportamientos de riesgo” entre los jóvenes de Japón, Corea, Noruega y Suecia por la práctica del aborto ante los embarazos no deseados.

Vivir sólo con el padre o con la madre lleva consigo peores resultados en las conductas de riesgo. En EE.UU. solo un 57% de los niños vive con sus dos padres, un promedio que sube hasta el 85% en los países del sur de Europa.

El informe concluye con algunas sugerencias: Concentrar la inversión en la infancia temprana. Invertir más en los niños que presentan alto riesgo de pobreza infantil. Seleccionar los profesores para los alumnos de mayor riesgo, dilatar la jornada escolar y aumentar el acceso a la educación extraescolar.

Afirma Galiani: “el niño recibe casi toda su educación en los dos primeros años de vida; no nos apercibimos de ello porque él no sabe hablar”.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris