Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El aborto, como derecho, sólo es el principio

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 30 de diciembre de 2009, 18:58 h (CET)
Es posible que, a algunas personas, esta esquela que han publicado nueve periódicos nacionales, les pueda parecer impropia, a otros, espeluznante pero, seguro que a nadie le va a resultar indiferente. Por eso no me queda más remedio que alabar, apoyar y felicitar a www.infocatólica.com por su idea de expresar de una forma tan gráfica, impactante y representativa, el gran drama que supone para España y para los españoles el hecho de que, en el Congreso de Diputados, se esté ultimando una ley distinta a todas las emitidas hasta el momento, una ley que ampara el crimen en lugar de sancionarlo, que concede el derecho a matar a las mujeres en lugar de penarlo y que establece una discriminación positiva a favor de la mujer que vuelve, en esta ocasión favoreciendo las facultades decisorias de las hembras, a establecer una distinción con el varón quien, por lo visto, siendo coautor de la fecundación del óvulo, queda incapacitado para dar su opinión preferente ante un hecho que afecta, por igual, a ambas partes involucradas en el acto sexual; viéndose postergado y obligado a asistir, impotente, al sacrificio de su hijo en el caso de que, la mujer que lo lleva en su vientre, decida desprenderse de él.

Y es que, señores, este Gobierno que nos mal gobierna, es el paradigma de la destrucción, la arbitrariedad, el sectarismo y el desprecio por el sentimiento mayoritario de la ciudadanía, ya que, pese a las numerosas manifestaciones multitudinarias que se han llevado a cabo a favor de la defensa de la vida del nasciturus y, desoyendo las miles de voces autorizadas que han intercedido para que, la famosa ley del aborto, sea modificada y se sustituya por otra distinta y más humana – que establezca ayudas para las mujeres que tengan problemas de cualquier índole para mantener su embarazo con una serie de medidas coordinadas que le ayuden a sobrevivir dignamente; que le permitan recibir la asistencia sanitaria adecuada a cargo de la Seguridad Social; que la encaminen hacia una adecuada formación, de acuerdo con sus capacidades para que, una vez haya parido a su hijo, no quede desamparada y sin trabajo; que se establezcan los lazos oportunos con las entidades públicas encargadas de la concesión de adopciones y se agilicen los trámites para que, aquellas parejas que no puedan tener hijos o, las que teniéndolos, quieran aumentar su familia; no tengan que esperar años para poder satisfacer sus legítimos deseos –.

En lugar de atender a tan justas y humanitarias demandas; ha permanecido cerrado a cualquier sugerencia, insensible al sentimiento de tantos millones de españoles que ven, en la manipulación abortiva, una de las formas más monstruosas de cometer un asesinato con un ser inocente, indefenso y vulnerable, que tiene que conformarse con su dramática suerte, por el sólo y denigrante hecho de que, un gobierno sectario, incoherente y carente de sentimientos humanitarios, busque con ello establecer una distracción, que aparte a la ciudadanía de fijar su atención sobre su inoperancia, su incapacidad y sus errores garrafales en la conducción del gobierno de España; temeroso de perder los votos de aquellos que le piden una libertad sobre sus propios cuerpos, que nada tiene que ver con la del ser que llevan dentro.

Comparemos esta postura con la hipocresía manifestada respeto a niños abandonados o que se mueren de hambre o maltratados, con los cuales aparentan volcarse, organizan colectas y se aprovechan de la farándula para, todos, colgarse sobre sus maltratadas conciencias las medallas de la caridad y la preocupación por los demás. Sin embargo, comparen ustedes todos estos samaritanos con las eficaces organizaciones de la Iglesia Católica, con Cáritas Diocesana a la cabeza, que se están esforzando en atender a los miles de pobres consecuencia de la crisis; a los que el Gobierno no ha sido capaz de atender convenientemente. Pásmense, ante los esfuerzos del clero que acaba de inyectarles tres millones de euros a Cáritas cuando esta empresa de caridad se halla desbordada por los más de 800.000 casos de ayudas durante el 2009 que ha debido asumir sin medios suficientes para una tarea de tal magnitud. ¿Qué hacen en este sentido los Sindicatos? y ¿qué medidas ha tomado el Gobierno para solucionar los problemas de tantos millones de personas convertidas en pobres vergonzantes, a causa de los errores de financiación en los que ha incurrido? Ni comedores públicos, ni las ayudas ofrecidas por la Ley de Dependencia (completamente inoperante por falta de recursos) ni las promesas del señor ZP de pleno empleo ni nada de nada; vegetan, se miran el ombligo, prohíben hasta el respirar y dictan leyes que van contra el Derecho Natural, la Constitución de 1978, el sentido común, la Ética y la Moral.

Pero no se inmutan y siguen obcecados en su ignorancia, en su empecinamiento; en su sectarismo y en su desprecio por la opinión mayoritaria de los españoles, que abrumados por la crisis, cegados por el espanto de un porvenir dramático, desengañados después de haber sido víctimas de las repetidas tomaduras de pelo, por parte del Ejecutivo socialista, han perdido la fe que pusieron en ZP y sus ministros y (las últimas encuestas del CIS así lo confirman), temerosos de un porvenir regido por los culpables de que el país haya llegado a la situación actual, ya se aprestan a cambiar el sentido de su voto y a eliminar, en cuanto tengan la oportunidad, la dictadura absolutista de un sujeto, como es el señor Rodríguez Zapatero, que obsesionado por sus demonios particulares, imbuido de una locura frente populista y convencido de que, como Hugo Chávez, Evo Morales, Correa, Lugo, Castro o Daniel Ortega; su madre lo parió para convertirlo en el nuevo Simón Bolivar de España, destinado a transformar al país en otras tantas y míseras dictaduras bolivarianas en las que, sólo unos pocos, los dictadores totalitarios hijastros de José Stalin, se forrarán las faltriqueras, mientras que el pueblo llano, engañado y vilipendiado, continúa siendo el que padece la miseria, sufre la tiranía y sigue engañado, creyéndose – la propaganda del régimen así se lo hace creer – que los culpables de todos sus males son los “capitalistas opresores de la economía global”.

Esta España, de hoy en día, lamentablemente, nos empieza a recordar otros tiempos en los que también se olvidaron las formas, se potenciaron los odios, se cebaron las armas y se urdieron los complots. Tiempos de penuria económica, de dislates morales y éticos, de desenfreno y vicio, de vagancia y desórdenes públicos; en definitiva, de muchas “libertades”, pero también, de mucho “libertinaje”, de mucho sexo pero poca producción y menos espíritu de sobreponerse a una situación que sólo conduce a un desastre total. Alguien pensará que no es para tanto ¡yo creo que sí!

Noticias relacionadas

Iglesias se hace con el control del gobierno español

“Los líderes adictos al poder son fáciles de detectar…La forma de vivir de estos líderes es siempre en estado de alerta y a la defensiva, en una serie de maniobras competitivas” Amy Leaverton

El martirio de los días para algunos

El talento hay que transformarlo en genio, y tampoco tenemos otro modo de hacerlo, que injertando decencia en la labor

Aciago y embarazoso 12-O para Pedro Sánchez

J. Cruz, Málaga

La semántica y la fonética

V. Rodríguez, Zaragoza

Aforados y "aforahorcados"

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris