Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La linterna de diógenes   -   Sección:   Opinión

Locomotora de Europa (I)

Luis del Palacio
Luis del Palacio
martes, 29 de diciembre de 2009, 08:53 h (CET)
El hecho de llevar viviendo en Alemania bastantes años me hace contemplar este país desde una perspectiva que trata de ser desapasionada en la crítica, a la vez que busco aportar un poco de polémica que haga tambalear conceptos (más bien torpes lugares comunes) como el de que Alemania es “la locomotora de Europa”; sandez repetida hasta la hartura por muchos “entereaos” de tertulia televisiva y bastantes políticos.

Para empezar, debería decir que me dan igual los conceptos macroeconómicos, como en general le sucede a la mayoría de los ciudadanos, a quienes trae al pairo el índice Nikei o la teoría de los agregados económicos. Dejemos a los iniciados en ese ritual que se rían de lo que digo e insistan en lo de la locomotora.

Al forastero que se instaló al norte de las Ardenas (es mi caso) lo que primero que le llamó la atención fue la ineficacia de los transportes públicos, en un país que presume de estar en la vanguardia de un ecologismo merced al cual brean al ciudadano a impuestos de lo más pintorescos: desde el famoso “pfand” de las latas y botellas de refresco o cerveza, hasta la tasa por conducir un coche dentro de la ciudad, excluyendo a aquellos que tienen más de quince años, los cuales, sencillamente, han de conformarse con circular por los parajes de la Arcadia.

Los ferrocarriles alemanes son los más caros e ineficaces de Europa occidental, sólo superados en precio e incompetencia por los británicos. Los retrasos y cancelaciones son constantes, tanto en los trayectos de largo recorrido como en los cortos; siendo estos últimos los que más afectan a los ciudadanos, por ejemplo cuando los usan para ir al trabajo.

Por otro lado no existe, como ocurre en España, la alternativa de los autocares para largas distancias, con lo que se incentiva el uso del coche particular, que resulta mucho más barato y fiable. Es aquí cuando entramos en la segunda parte del problema, sin salir aún del terreno de los transportes: el sistema viario en la República Federal Alemana –antaño modélico- es ahora un perpetuo caos que, en ocasiones, recuerda a muchas rutas de África profunda. Los temidos “baustelle” (zonas en obras) bloquean, como los ateromas a las arterias, las autovías más transitadas del país, a cualquier hora del día. Un viaje de 500 kilómetros –por ejemplo de Colonia a Nuremberg- puede convertirse en una insoportable jornada de ocho o nueve horas. Y aquí no ha pasado nada; es lo normal.

Otro ejemplo relacionado con el ecologismo de pacotilla: ¿cómo reaccionarían ustedes si sus ayuntamientos les obligaran a reciclar cada resto, fuera orgánico o no, y cada envase, compuesto a veces de cartón y plástico, en “basuras específicas”, realizando un gratis un trabajo que le correspondería hacer al estado? La respuesta, a la vista de los que ocurre en Madrid, por ejemplo, sería: nada.

Pero la cosa se iría agravando cuando –como ocurre en “la locomotora de Europa”- los desperdicios orgánicos fueran recogidos… ¡cada quince días! A los apasionados latinos nos herviría la sangre levantisca y revolucionaria y pediríamos la cabeza de Esquilache.

Por estos lares el camión de la basura molesta poco porque sólo pasa una vez por semana y cada vez se dedica a un cubo de contenido diferente.
Termino por hoy con una sencilla reflexión:

Quienes eligieron la metáfora de la locomotora es que nunca viajaron en un tren alemán, tras haberse achicharrado o congelado, según la época del año, mientras lo esperaban en cualquiera de las sucias y destartaladas estaciones del Deutsche Bahn.

Noticias relacionadas

Sss..., Soraya Sáenz de Santamaría y el alcalde de León

Era el sonido, sibilante y de aviso, que corría en el Hotel Ritz de Madrid entre los periodistas

Cinco recomendaciones

Cinco libros editados de poesía durante el pasado año, incluye autores que empiezan, otros más consagrados, además de poesía visual, femenina y de sorpresa

Millán-Puelles

Antonio Millán-Puelles es un filósofo español que ha destacado en el panorama filosófico hispano

Las obras de Aurora Peregrina Varela Rodríguez donadas a Santa Minia de Brión y Santa Clara en Santiago

Escribo aquí mi testamento. Un avance del mismo, claro

Quisicosas de la política nacional

“El éxito es la capacidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo” Winston Churchill
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris