Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Que la vida sin ciertas normas, pierde forma

Yolanda Plaza Ruiz
Redacción
domingo, 27 de diciembre de 2009, 15:01 h (CET)
“Cómo hacerte saber...Que nadie establece normas, salvo la vida....Que la vida sin ciertas normas pierde forma” M. Benedetti

Por instinto de supervivencia suelo leer más a los poetas que a los políticos. Reflexionando en las palabras de personas con corazón e inteligencia uno puede aprender a ser mejor, a conocer sus defectos, a estar más consciente de nuestros propios actos, a ser disciplinado y aceptar el reto de vivir en sociedad. Benedetti es, sin duda un gran maestro en esta materia. En su poema “Desde los afectos” nos susurra palabras que suenan como un bálsamo, como un antídoto contra la apatía y la miseria, características propias de un mezquino despreciable. No tengo la misma impresión cuando leo frases como estas:”Prohibir los festejos taurinos no forma parte de la agenda del Ejecutivo,…el Gobierno es partidario de no prohibir y de decidir en libertad”. Así se ha expresado la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega en alusión a la decisión del Parlamento Catalán de permitir el debate sobre la prohibición de las corridas de toros en esta comunidad.

“No prohibir” suena muy bien cuando uno tiene poca experiencia, cuando eres joven y cada poro de nuestra piel desprende deseos de “libertad”. Pero va pasando el tiempo y la madurez nos enseña que la libertad tiene límites. Es algo natural. Nadie, a no ser que quiera suicidarse, se saltaría la ley de la gravedad desde lo alto de un edificio de veinte pisos, por amor a la libertad y el desprecio a unas normas. Para nuestro beneficio tenemos que respetar ciertas reglas y cuando vivimos en comunidad, existen leyes que nos protegen a nosotros y al resto de los ciudadanos de actos que puedan resultar perjudiciales. Todos estamos agradecidos de que existan leyes que prohíban y penalicen la pornografía infantil, el maltrato a las mujeres, los límites de velocidad en el transporte, etc. Ninguno nos sentimos atacados en “nuestra libertad” por obedecer estas normas.

“Los afectos nos definen”, la ira, el odio, el amor, son afectos. Nuestra manera de actuar y de sentir demuestran cual es la riqueza o pobreza que poseemos en nuestro interior. La crueldad contra cualquier criatura inocente, aunque sea un animal no humano, un toro, no es un privilegio de nuestra supuesta libertad, sino una bajeza moral digna de oprobio y castigo. “No está prohibido amar”, como no está prohibido tener compasión, ni empatía.

Cuanto más indefenso sea un individuo, más derecho tiene a que se le proteja.
Los animales, incluso los toros, no pueden defenderse, ellos también quieren que se les otorgue libertad, que no se les torture, que no se les oprima, que nadie les robe su derecho a vivir.

“Se puede estar muerto en vida” y una clara muestra de que existen muertos andantes la tenemos en algunos de nuestros políticos. Estos que no quieren prohibir. Sí señores del gobierno: ¿cómo hacerles saber que nadie establece normas salvo la vida, que la vida sin ciertas normas pierde forma?.

Disfruto leyendo poesía, pero intento evitar la palabrería interesada y egoísta de los que no recuerdan que no está prohibido amar y mostrar compasión.

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris