Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Cuándo se jodió todo?

Lorenzo de Ara
Redacción
domingo, 27 de diciembre de 2009, 15:00 h (CET)
Si usted puede, y si tiene ganas, claro, lea el artículo de Jesús Cacho en elconfifencial.com, publicado este domingo, 20 de diciembre.

Para engatusarle un poco, sapientísimo lector, le ofrezco la posibilidad de leer el primer párrafo: “¿En qué momento se jodió el Perú?” Es la pregunta que, consternado, se formula de manera constante Santiago Zavala, el protagonista de Conversaciones en la Catedral, quizá la mejor de las novelas de Mario Vargas Llosa, de cuya publicación se acaban de cumplir 40 años. Entre cerveza y cerveza y el humo de decenas de pitillos baratos, Zavalita y Ambrosio se lamentan en un humilde bar limeño llamado La Catedral de la triste suerte del Perú, cuándo se fue a pique el Perú, en una suerte de búsqueda existencial que denodadamente intenta dar con la pregunta de futuro capaz de colmar las aspiraciones de ambos: ¿hasta cuándo seguirá jodido el Perú? Y bien, ¿cuándo se jodió España? El profesor Toribio, del IESE, opina que desde el punto de vista económico fue la famosa huelga general del 14 de diciembre de 1988 la que torció el rumbo de la ortodoxia económica hasta entonces seguida por los gobiernos de Felipe González para adentrarse, con Carlos Solchaga al volante, en la cerrara de un gasto público desbocado que, por satisfacer a los sindicatos, culminaría con tres devaluaciones y un millón de parados en 1992/93. En lo político, sin embargo, muchos coinciden en que España se había jodido antes, justo en el 85, cuando el propio Felipe decidió acabar con la independencia del poder judicial, haciendo pasar a los jueces por las horcas caudinas del sometimiento a la clase política”.

Y uno se hace también esa misma pregunta cuando piensa en su pueblo. ¿Cuándo se jodió Puerto de la Cruz? Yo no tengo la respuesta, pero es verdad que los sucesivos gobiernos han sido incapaces de afianzar un proyecto de futuro. Los fracasos se amontonan, el desánimo cunde, y la enfermiza costumbre de vivir del pasado impregna la piel de muchos sectores de la sociedad.

Los pueblos necesitan una carga muy importante de obligaciones para seguir avanzando. La libertad no es un bien en sí misma. La libertad necesita de hombres sabios, de leyes justas, y de un orden real y efectivo, para ser algo más que un valioso juguete en manos de desaprensivos.

“Los hombres son aptos para la libertad civil en proporción exacta a su disposición para imponer ataduras morales a sus propios apetitos; en proporción a cómo su deseo de justicia sobrepase su voracidad”, Edmund Burke.

Y Charles Péguy también dejó escrito: “El orden, y sólo el orden, es la garantía de la libertad. El desorden crea servidumbre”.

En España la caída se debe a múltiples factores. Los municipios no están ajenos a ese mal que la nación padece. Mi pueblo también la sufre. El pesimista con los pies en el suelo es mucho más fiable que el optimista recalcitrante. El pesimismo no cierra puertas. La voladura del pragmatismo en una institución como el Ayuntamiento portuense es una apuesta suicida por más de lo mismo. A lo mejor pido demasiado, pero me quedo con esta pregunta: "Quid sit Homo?" El hombre es proyecto de libertad.

Noticias relacionadas

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás

Complot de iluminados para asesinar al Kingfish

Inquietantes datos detrás de asesinatos políticos fundamentan teorías conspirativas que por mucho tiempo se consideraban producto de una paranoia delirante

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris